Ciudadanos inconformes con nuevas rutas

marzo 18, 2010

El Sistema Integrado de Transporte Masivo ha causado que ciudadanos se pongan en contra de sus nuevas rutas, ya que ha genero drásticos cambios en su diario vivir.

Por Ingrid Navarro
inavarro3unab.edu.co

Con la puesta en funcionamiento de Metrolínea en Bucaramanga, habitantes pensaron que se iba a llevar a cabo una transformación positiva en cuanto a  limpieza, orden, movilidad y seguridad en las calles, especialmente en la carrera 15, con amplios espacios para caminar. Pero hay personas que afirman que es todo lo contrario y se sienten incómodos con el cambio, como el caso del conductor de bus, Jorge Bayona, quien afirma que “me ha afectado en el trabajo porque hay mucha congestión y no me rinden las rutas, cuando se había dicho que la congestión vehicular iba a pasar a la historia”.

Según Aldemar Díaz Sarmiento, subdirector de transporte de Metrolínea, dice que “el transporte que había no cubría el 100% de las necesidades de la gente para movilizarse, entonces hubo la necesidad de cambiar el sistema de transporte colectivo normal que consta de 130 rutas, a uno de 62 que van a funcionar de manera complementaria”.

Según Díaz, la velocidad de circulación de cada uno de estos carros podrá alcanzar hasta los 60 kilómetros por hora, no habrá paradas fuera de lugar y solamente se permitirá que los pasajeros suban o bajen en las estaciones de Metrolínea. Este proceso de transformación está causando incomodidad en la gente que a pesar de encontrar los mapas con las diferentes rutas en estaciones, para facilitar la movilidad, no se sienten conformes. Se espera que en un  mes todos los recorridos vuelvan a la “normalidad”, ya que se hizo la modificación por separado para cada una de las empresas.

Habitantes del barrio Terrazas, se han quejado ya que se les retiro el servicio del bus que pasaba por esa zona y ellos reclamaron a la oficina de subdirección de Transporte de Metrolínea. El ama de casa Helena Díaz dice: “Me ha afectado el cambio de rutas porque ya no puedo coger el bus en la 15 y me toca ir hasta la 45 para poder transportarme”.

Aldemar Díaz afirma que se encuentra analizando hasta qué punto las quejas tienen sentido y solución, ya que “hay reclamos que se presentan porque les toca caminar tres cuadras para coger el bus y eso es una cosa que lamentablemente va a suceder y no se va a cambiar, ya no tenemos ese exceso de buses en el área metropolitana que brindaba un servicio casi puerta a puerta”. También sustenta que lo que sucedió con la entrada del transporte masivo fue una propuesta que las empresas de buses aceptaron y en esta primera fase deben salir 588 vehículos que le dejan de hacer competencia a Metrolínea.

Katherine Rojas, estudiante y vendedora de minutos afirma que “con la llegada de Metrolínea no estoy de acuerdo, no me parece el cierre de la carrera 15, de la carrera 27 y próximamente el cierre de la 23, esto no es progreso para los vendedores de la zona”.  El comerciante, Andrés Rueda,  afirma que “yo he montado en Metrolínea y me ha tocado caminar mucho para llegar a la estación y me dejan lejos del lugar a donde quiero ir”.

“Estamos creando un cambio que genera bienestar y mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de Bucaramanga y el área metropolitana, recuperando espacios con el ánimo de incentivar el respeto por los derechos de los demás. Es esta iniciativa la que nos ha llevado por ejemplo, a recuperar el corredor de la carrera 15, habilitándolo no sólo para el paso del Sistema Integrado de Transporte Masivo, sino también transformándolo en un lugar acogedor y más organizado para el comercio”, argumentó Félix Francisco Rueda Forero, gerente de Metrolínea.

Según Aldemar Díaz, el cambio se produjo también porque se venía presentando un problema en las terminales de transporte, ya que “en promedio había 10 buses parqueados que no podían salir a transportar porque ya tenían muchos en circulación y las empresas acababan con más automotores de los necesarios o los ponían a circular con pocos pasajeros haciendo doble ruta”.

En cuanto a los taxis, el subdirector de transporte dijo que no los afecta en nada, aunque en estos momentos hay problemas con el gremio, ya que en la carrera 15 estaban causando congestión y además prestaban servicio colectivo por el valor de 1.000 pesos y “eso es competencia para el transporte masivo y colectivo, entonces en ese tramo no van a poder circular”.

Los agentes de transito están prestando servicio en las calles de Bucaramanga por los cambios de ruta en la carrera 14, que antes se transitaba en dirección norte-sur y ahora se circula en sentido contrario. Ramiro Parra Almeida, alférez de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, señaló que “hay 140 unidades de tránsito en toda la ciudad, entre guardias y patrullas”, que se encuentran observando cómo más de 1 millón de personas toman las nuevas rutas. La carrera 15, la calle 45, la Avenida Quebrada Seca y la carrera 33 son las zonas con más alta presencia de los policías de transito, pero todavía  se puede observar gente desinformada y desubicada en las calles.

 Nuevas rutas

En los últimos días han entrado en funcionamiento nuevos trayectos del sistema integrado. El corredor vial de la carrera 27, está siendo atendido por la ruta pretroncal Bucarica-UIS (P3). Son 20 buses padrones que cubren sectores como la Universidad Industrial de Santander, Universidad Santo Tomás, par vial de las calles 10 y 11, y el SENA entre otros, haciendo 55 paradas en su recorrido de ida y regreso.

De igual forma la ruta pretroncal P2 (La Cumbre-Centro), con 20 buses padrones a su servicio. Asimismo la  nueva ruta alimentadora AP7, (Provenza-Comultrasan), por lo que la ruta AP3 (Provenza-Dangond,) que anteriormente se desviaba hacia el sector de Comultrasan, ahora omitirá tal desvío, entrando directamente al barrio Dangond.

La ruta AP4, que cumple con el recorrido Provenza-Porvenir y que entraba hasta el barrio Manuela Beltrán, ahora omitirá tal desvío, llegando directamente al barrio Porvenir, por lo que la ruta AP5 que cumple con el trayecto Provenza-Terminal, será la encargada de entrar hasta los sectores de Coaviconsa y Manuela Beltrán.

 Rutas complementarias

Para hacer parte de las rutas complementarias, las empresas deben ser notificadas en la Subdirección de Transporte en la Avenida Samanes #9-280. Para ser conductor del nuevo sistema de transporte se requiere una capacitación especial en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) en la que se les enseña cómo conducir con prudencia y cómo tratar al cliente. Díaz argumenta que esto es “algo que normalmente no hacían las empresas”, lo que traerá como consecuencia que por cada cinco conductores que se queden sin empleo por el recorte de las rutas solo será contratado uno.


¡Pilas con el hueco!

noviembre 24, 2009

Este es el estado de la carrera 51 con calle 71 en el barrio Lagos del Cacique. /FOTO ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN

15 hizo un recorrido por los barrios de la ciudad y este fue el estado en el que encontró sus vías.
Por Adriana María Serrano Sanín
aserrano8@unab.edu.co

Bucaramanga cuenta con un parque automotor de 113.362 motos y automóviles públicos, particulares y oficiales, (según cifras de la oficina de sistemas de la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga), los cuales, sumados a los del área metropolitana circulan por una malla vial deteriorada.
La ciudad se ha visto congestionada de obras y cambios de sentido en las vías desde que iniciaron las obras del sistema integrado de transporte Metrolínea que será inaugurado el 22 de diciembre de este año. Pero, en el recorrido hecho por 15, el descuido se encontró en calles diferentes a las que están interviniendo las obras de este sistema.
La ruta se realizó en sentido norte- sur y comprendió los barrios: San Alonso, Cabecera del Llano, Álvarez, San Francisco, Campo Hermoso, el Centro, la Pedregosa y Lagos del Cacique; y se registraron las siguientes calles: la carrera 15, 33,36 y 9; la avenida Quebradaseca y la calle 45.

Lo que se está haciendo
El secretario de infraestructura de la Alcaldía de Bucaramanga, Álvaro Ramírez Herrera, dice que “es cierto que la ciudad está bastante deteriorada pasaron cuatro administraciones sin hacer intervención de espacio público”, pero que ahora existe un plan para recuperarlas. Añade que “todo el deterioro de la malla vial de la ciudad obedece a que no había habido una intervención en reposición de redes”, y que las que se están realizando ahora son “una ampliación del diámetro de la tubería, ya que la demanda del servicio aumentó, la reposición e implementación de nuevos servicios telemáticos”, y también, por la aplicación del acuerdo 027 de 2007 de intervención de espacios públicos, en el que se establece que todos tienen que llevar las redes de manera subterránea; a lo que el secretario afirma que “nosotros vamos detrás de esta intervención con la recuperación de la malla realizando el ‘parcheo’ ”.
Ramírez Herrera, asegura que en la reposición de redes de alcantarillado y de acueducto que hubo en la mayor parte de la ciudad, no se hizo un trabajo “bien elaborado”, obras que según el secretario las hace la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander (Empas) y el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB).
En este año se ha invertido alrededor de 4 ó 5 mil millones de pesos, fuera de licitaciones, en la comuna 14, la recuperación de la vía a Cúcuta, a Chimitá, y ahora se está tramitando la licitación de la obra de pavimentación de la vía que comunica la calle 65 con el barrio Gran Ladera, advierte el secretario. Entre las inversiones realizadas en la ciudad están los 600 millones de pesos en el barrio Campo Hermoso. Ramírez Herrera, enfatiza que “realmente cualquier recurso que se invierta no se nota porque la malla está muy deteriorada”, y que la meta de este año es poder sacar lo máximo del inventario de huecos de lo que es meseta de Bucaramanga.
En este momento, la Secretaría de Infraestructura está esperando un estudio de movilidad realizado por la Universidad Industrial de Santander (UIS), en el que se entrega un análisis y diseño de 100 kilómetros de vía, de los casi 500 que tiene la ciudad, para el que se deben buscar recursos por casi 250 mil millones de pesos.

Especificaciones técnicas

La respuesta dada por el secretario de Infraestructura a la forma como se está recuperando la malla vial de la ciudad, es que “se hace el parcheo y luego se le echa un sello. Una vía con estas especificaciones debe durar cinco años sin intervención”. Contrario a como lo asegura Victoria Gamán, asesora del estudio de movilidad de la UIS, quien afirma que se están construyendo vías de alto tráfico sin modificar la estructura adecuadamente, en las que se usan materiales menos resistentes, y que para una óptima conservación de la malla se deben realizar arreglos cada 5, 10 y 15 años, ya que cada año el pavimento disminuye su espesor, por lo tanto, disminuye su capacidad. Entonces, su recuperación queda muy complicada. Además, dijo que si no se manejan bien las obras de drenaje, si no se garantizan buenas alcantarillas, no se van a tener buenas vías. Agrega que no existen fondos suficientes ni personal para que identifique los huecos que hay por toda la ciudad.
Respecto a los tipos de material que deben ser usados, Gamán dice que “debe ser un material uniforme en su composición, estar totalmente triturado, no debe tener las caras redondeadas, pero como están sacando material del río sí las tiene; el material que más garantiza durabilidad es el tiler, que debe venir de la roca triturada y no del río, y por último, el asfalto duro y modificado para las vías urbanas de alto tráfico con clima cálido”.

No hay quien maneje el tránsito en los arreglos que hacían en la carrera 49 al frente del Instituto Caldas. /FOTO ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN

Los usuarios
Conductores de transporte de servicio público tienen opiniones encontradas. Mientras que Campo Elías Gómez Martínez, vocero oficial del gremio taxista, dice que “la malla vial está totalmente deteriorada, abandonada”, que no se ve trabajo por ningún lado, que hay barrios en la ciudad a los que no se puede ir como La Feria y la carrera 17, y que “no se ve qué se está haciendo con la sobretasa de la gasolina”. Édgar Quintero, evaluador de competencias de conductores de Lusitania y conductor de bus, comenta que las vías han mejorado por las obras de Metrolínea, pero que hay algunos barrios al sur de la ciudad, que “parecen caminos de herradura, que están completamente destrozados”.
Ambos coinciden en que en Bucaramanga hay zonas que no tienen una infraestructura que facilite la circulación del parque automotor que tiene registrados la dirección de tránsito de la ciudad. Y que pese a que la secretaría de Infraestructura acepte la situación actual de las vías, los conductores piden una acción visible y pronta que proporcione una malla vial propicia para su tránsito.

A continuación una serie de infografía que ilustra los huecos registrados en el recorrido.

El recorrido inició desde la calle 11 con carrera 15, estos son unas muestras de los huecos que se pueden encontrar por estas vías. /INFOGRAFÍA ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN

Así se encuentra la calle 17 entre carrera 11 y 15. /INFOGRAFÍA ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN

Así se encuentra la calle 17 entre carrera 11 y 15. /INFOGRAFÍA ADRIANA

 

El barrio Lagos del Cacique y la vía al Cementerio La Colina es uno de las zonas con mayor deterioro. /INFOGRAFÍA ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN

La intersección de la Avenida Quebradaseca con la carrera 27 y la 26. /INFOGRAFÍA ADRIANA MARÍA SERRANO SANÍN


Muerte por suicidio: común denominador

noviembre 23, 2009

Las cifras de este año alarman a la comunidad bumaguesa, que ve como diariamente incrementan los casos y qué no ha logrado crear una unidad investigativa especializada para poder indentificar qué hechos anteceden el lamentable suceso.

 Por Katherine Serpa Pérez
kserpa@unab.edu.co

 Las edades más propensas al suicidio en la ciudad  son principalmente son hombres entre 34 y 45 años.Andrea[1] tiene 22 años y tiene la rutina de una joven estudiante común y corriente, estudia, va a la universidad, sale a bailar, disfruta del tiempo con sus amigos y tiene planes laborales a largo plazo. Sin embargo, hace un año fue recluida en una institución de salud mental tras haber intentado suicidarse dos veces, una por la ingesta de un veneno para ratones y la otra por querer cortrase las venas a la altura de las muñecas.

Como ella decenas de jóvenes, intentan anualmente acabar con su vida. Según el informe de lesiones fatales publicado este año por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Regional Nororiente, a septiembre de este año 43 personas han presentado dicha conducta en el área metropolitana de Bucaramanga, cifra que ha aumentado en relación al año anterior que presentó sólo 17 casos en la capital santandereana en relación con los 22 inscritos en el 2009. “Hablar de causas para el institutos es muy difícil, porque desconocemos la causa, eso lo  maneja la unidad investigativa, en cuanto al mecanismo que más utilizado por los suicidas,  es arma de fuego, segundo es intoxicación y en tercer lugar el ahorcamiento”, asegura Nohora Elena Prince Manzano, trabajadora social de dicha entidad.

Aunque presumir las razones que inciden en la decisión de quién recurre al suicido es muy complejo, pues sólo el implicado podría explicar los argumentos, la Fiscalia incurre en un proceso de investigación que pretende hallar pruebas para conocer los antecedentes, la historia del paciente y los posibles argumentos de razón.

Andrea duda en responder y con voz tímida explica que “la desconfianza fue el motivo más poderoso para que yo intentara hacer eso (…) Cuando tu entras en un estado depresivo, no miras a tu alrededor, no piensas en las personas que están allí y que te aman y se preocupan por ti, sólo piensas en encontrar la solución más rápida y fácil para dejar de sentir dolor”.

Después de un intento de  suicido, qué?

Debido a eventos adversos que impiden o interrumpen un plan de suicidio, como ocurrió en el caso de Andrea, hay quienes lograrn sobrellevar esta etapa y recontruir su vida. “Yo lloraba casi todo el tiempo, no comía y me bajé casi cinco kilos en menos de una semana, no quería hablar con nadie, no quería que nadie me mirara y lo malo es que en casos así uno siente que los demás sienten lastima y eso me hacia sentir peor, realmente la parte en la que intentas atentar contra ti misma no es la más dura, yo pienso que lo que viene después de eso es mucho peor”.

Pero Andrea  no es la única que presenta este cuadro clínico, José[1] clasifica en el rango de las edades más propensas al suicidio en la ciudad (principalmente son hombres entre 34 y 45 años) y lo intentó un par de años atrás con una cuchillade afeitar, caso en el que el papel de un familiar fue decisivo, “en el momento una prima me lo impidió, en ese instante uno siente rabia, porque no lo dejan culminar el objetivo y las palabras que a uno le dicen, uno simplemente no las entiende” enfantiza.

El entorno que rodea a una persona condiciona sus acciones y sugiere o no, la toma de decisiones como en las que incurre un suicida, por ello el proceso de reintegración a la normalidad tras un intento fallido, tiene en alerta a familiares y amigos; y estipula todo una serie de reglas de convivencia que a veces el suicida observa como limitaciones. “La mente tiene una fuerza destructiva, que lo lleva a suicidarse, son impulsos que atacan contra uno mismo, en busca de atentar con la vida, en ese momento no se siente aprecio por nada, ni por nadie que rodee la vida de la persona” afima Jaimes Delgado.

La acción que conlleva al deceso de una persona, es una situación no tradicional para la que ningún ciudadano está preparado y qué se convierte en un impedimentto dentro del libre desarrollo de la personalidad de los afectados.

[1] Nombre cambiado para resguardar la identidad de la fuente.


Trámite de cédulas‘Un dolor de cabeza’ para los bumangueses

noviembre 13, 2009

Por Melissa García Neira
mgarcia16@unab.edu.co

fOTO2Desde el año 2006 la Registraduría Nacional inició el proceso de renovación de las cédulas antiguas (la blanca laminada o café plastificada), por la cédula amarilla de hologramas que se expide desde el 2000 y que a partir del año entrante será el único documento de identidad reconocido.

Las quejas se resumen en el incumplimiento de las fechas estipuladas para la entrega. En Bucaramanga, desde las seis de la mañana, se pueden ver las filas en la Registraduría. Personas de todas las edades, desde ancianos hasta adolescentes, conforman las filas bajo el sol ya sea para solicitar su cédula o para la renovación de la misma.

María Elizabeth Díaz-Granados, tiene 67 años de edad y hace parte de las personas que están en las filas. Pregunta por su cédula tramitada desde octubre de 2006 sin recibir explicación válida o una fecha concreta para volver. “Es el colmo. Venga y venga todo el tiempo a preguntar por mi cédula y nada, nunca me dan ninguna respuesta. Que vuelva en un mes, que vuelva en quince días y nada. Estoy preocupada porque después el otro año yo qué voy a decir en los bancos.  Cumplí con ellos cambiándola cuando pidieron, ahora que ellos me cumplan”, manifiesta.

fOTO1La delegada departamental de la Registraduría Nacional, Esperanza Mejía Reyes, de los inconvenientes presentados señala que esto ha ocurrido únicamente con las personas que solicitaron el cambio en el 2006 y hasta mediados de 2007. “El problema es con las primeras cédulas, las que se hicieron en papel. Porque hay que verificar huella por huella e ir al archivo dactiloscópico que tiene la Registraduría en Bogotá, en donde hay más de 30 millones de cédulas pendientes por verificar. Esto obviamente retrasa el proceso”. Señala además que actualmente el trámite está muy ágil, “las cédulas que se están renovando en este momento están llegando a los dos meses”.

Igual que la señora Díaz-Granados, su hijo, Felipe Antonio Zarruk, presenta el mismo problema. Aunque su cédula hubiese sido tramitada siete meses después (mayo de 2007). “Yo ya he tenido inconvenientes por ejemplo para salir del país y nadie me ha respondido por nada. Llevo esperando mucho tiempo y viniendo con mi mamá a ver qué pasa todo el tiempo”, sostiene.

Sobre esto Mejía Reyes responde que “nosotros somos conscientes del problema que le causamos a la ciudadanía y de lo aburrido que es hacer las filas. Pero en lo que falta del año lo que fue tramitado en este tiempo va a terminar de llegar. La única razón para que no les llegue es que  tengan un problema de doble cedulación, la tramitan en Socorro con un nombre y luego acá con otro nombre”.

Debido a que la entidad considera que el principal inconveniente es que la gente no sabe que su cédula ya llegó ésta podría ser una alternativa viable ya que en el momento la registraduría tiene 120 mil cédulas, en su mayoría de jóvenes, sin reclamar.

La pérdida de vigencia

Esta entidad sigue insistiendo en que las personas que no hayan procesado el cambio de su cédula deben hacerlo cuanto antes y ellos les responden con el tiempo. “Si lo hacen ya, las cédulas llegan en diciembre”, expresó Mejía Reyes.

A partir del otro año los ciudadanos que tengan la cédula antigua van a tener una serie de inconvenientes. Las principales afectadas van a ser aquellas personas que soliciten créditos en los bancos o cualquier tipo de trámite en las entidades de salud. Legalmente ellos no pueden recibir ni proceder con la cédula de antes. Teniendo en cuenta que el otro año es un año electoral la Registraduría autorizó la votación con los tres tipos de cédulas. “Por esto la ciudadanía no debe preocuparse. Esto ya está estipulado”, afirma Mejía Reyes.


“El Atlético está en mora con la ciudad”

noviembre 13, 2009

La época dorada del Bucaramanga no dependió únicamente de buenos jugadores. Los técnicos, las directivas y la hinchada fueron fundamentales para vivir momentos de goles y para ver un estadio lleno los domingos.

Por Melissa García Neira
mgarcia16@unab.edu.co

 El Domingo 18 de octubre de 2009 el partido fue contra el Real Santander. El resultado fue un empate de 2 a 2, lo que no dejó satisfechos a los seguidores, que aunque ya no asisten en igual número que antes,  están pendientes de lo que pasa con el equipo ‘leopardo’.

Ya no se ven en las puertas del estadio ‘Alfonso López’ las familias que viven de la venta de comida, camisetas y bebidas porque ya no hay quien les compre a todas. No se agota la boletería ni los fanáticos salen afónicos de entonar las canciones de apoyo en los partidos como ocurría antes, cuando el equipo ganaba con frecuencia y estaba en la primera categoría.  

fOTO1

Este era el estadio ‘Alfonso López’ un domingo cuando el Atlético estuvo en la primera categoría. Para los hinchas es una desilusión que el equipo haya bajado de nivel.

El descenso desmotivó al técnico, a los jugadores y a los apasionados que se volvieron  “hinchas de prensa y radio que quieren saber cómo le va al Atlético pero ya no van al estadio como antes”, como sostiene Fernando Pabón, comentarista deportivo.

Dos de los tres jugadores argentinos que vinieron a ser parte del Atlético Bucaramanga renunciaron al equipo. Julián Wajnsztenj y Mauricio Pedano, según éste último por problemas económicos y porque no se les permitió jugar por algunas posiciones inamovibles que tiene el técnico, Jesús ‘Kiko’ Barrios, en la cancha. En nada se parece esto a los jugadores que vinieron desde Argentina y Uruguay, que se quedaban en el equipo mucho tiempo y se comprometían realmente con el.

Los jugadores de la época dorada
Cuando se habla de este momento (de 1951 a 1964) se hace referencia a los jugadores que hicieron posible el triunfo, a los técnicos y a la mesa directiva que supieron manejar, en su momento, a un equipo que se esmeraba por darle gloria a una numerosa hinchada.  

Este equipo estaba conformado en su mayoría por jugadores extranjeros que llegaron a la ciudad por la huelga de futbolistas que se padecía por ese entonces en el Suramérica. Esto permitió que en el Atlético Bucaramanga, y en casi todos los equipos nacionales, debutaran jugadores de gran categoría. “Pereira tenía paraguayos, el Junior tenía brasileros, el Cúcuta Deportivo tenía uruguayos y el Atlético Bucaramanga, Millonarios y Santafé tenían argentinos”, afirmó Hermán ‘Cuca’ Aceros, ex jugador del equipo ‘leopardo’. Igualmente, uruguayos y paraguayos conformaron el equipo que le permitió alegrías los domingos a la ‘Ciudad Bonita’.

Entre los que vinieron, cabe recordar al portero argentino José Cayetano Fraccione, al `Judío´ Stenberg, a Juan Cardoza, a Carlos Umaña, al ‘Toto’ Bernasconi, a  Miguel Zazzini, Carlos Gambina, Raúl ‘Colorado’ Di Marco, Nicolás Gianastasio,  y De Ambrossi. 

Luego vinieron otros comprometidos. Entre ellos Américo Montanini, el mayor goleador del Atlético Bucaramanga (134 goles), el argentino Roberto Pablo Janiot, Eugenio Casalli, Hugo Scrimaglia, Roberto Marini, Fernando Berto, Adolfo Riquelme, Samuel Otero y Hermán `Cuca´ Aceros en la época de los 60; quien es considerado uno de los mejores jugadores del equipo hasta hoy y además fue uno de los jugadores que marcaron gol en el fámoso 4-4, contra la Unión Soviética del primer mundial al que fue Colombia, Chile 92.

Esos jugadores del ayer son recordados con nostalgia por los narradores deportivos, quienes afirman que lo que les sobraba a los de antes era amor por la camiseta, verdadera pasión y compromiso por lo que hacían. “A pesar que no todos habían nacido acá, tenían verdadero sentido de pertenencia. Jugaban más por divertirse que por la plata. Los de antes tenían garra, coraje y sentimiento por la camiseta. Algo que hoy en día ya casi no ocurre”, afirmó Juan Manuel González Bustos, comentarista deportivo.  Fernando Pabón, sobre la diferencia del Atlético de antes y el de ahora sostiene: “era un equipo con mayor apoyo, tanto de la empresa como de los dirigentes apasionados, había entusiastas comprometidos, una prensa unida, inclusive, ciertos apoyos aunque muy débiles, del gobierno, a los ‘canarios’ se les profesaba amor”.

140El amor y el compromiso por parte de los jugadores empezaron a esfumarse desde que el fútbol se volvió un elemento de compra y venta.  El sentimiento por la camiseta pasó a un segundo plano. Empezó a ser más importante para los jugadores salir del país que luchar por el equipo, lo mismo ocurrió con las acciones de los equipos y con la venta de los mismos, los jugadores se volvieron nómadas.

“Todo se comercializó como en el ciclismo. Antes era el Atlético Bucaramanga contra el Junior de Barranquilla, o el Santafé de Bogotá. Hoy en día es Coca-Cola contra Bavaria, Bavaria contra una multinacional. Este es uno de los factores que ha conllevado a que los jugadores de hoy no tengan el sentido de pertenencia que tenían los jugadores del ayer”, sostiene González Bustos.

Américo Montanini, jugador argentino, llegó a la ciudad un sábado en plena feria, con una fractura del quinto disco lumbar y sin tres años de juego; debutó al otro día de su llegada cuando el técnico de entonces, Norberto Peluffo, se lo pidió y marcó el primer gol de los 134 que anotó durante su trayectoria en el Atlético. Ese día logró el empate. Sobre el tema, Montanini manifiesta que “en los extranjeros primaba el amor de jugar al fútbol, todos queríamos jugar y así nació inmediatamente el cariño por la institución. Si uno no tiene eso no puede progresar”.

Hernán ‘Cuca’ Aceros, empezó a jugar en el equipo ‘amarillo’ a los 17 años. Llegó por intermedio de Miguel Ángel Zazini, jugador del Atlético que lo vio en un campeonato nacional de Medellín y es de los jugadores más recordados de hoy; afirma al igual que Montanini que “la pasión todavía existe, lo que había antes que ya no hay, es amor. Los extranjeros que venían, a parte de ganarse unos dólares, venían con la convicción de hacer las cosas bien, de que tenían un equipo para ganar y profesaban respeto por lo que hacían, querían a la ciudad y querían la institución” y esto cooperó para obtener los resultados de entonces.

“En ese tiempo no existían dueños, ni acciones, ni el equipo se compraba y se vendía como si fuera una mercadería. Los dirigentes eran personas muy reconocidas y apreciadas en la ciudad, muchos de ellos alcaldes y gobernadores. Sobre todo, se le profesaba un verdadero cariño y respaldo”, sostiene el ex alcalde y ex presidente del Atlético Bucaramanga (fue presidente durante 12 años), José Luis Mendoza Cárdenas.

Los hinchas

152“Ahí viene el goooool, ahí viene el gooooool”, es lo que se suele escuchar acompañado con las palmas en las tribunas del estadio ‘Alfonso López’ cuando hay partido. Antes, se escuchaba con más fuerza y se veían las tribunas llenas. También se agotaban las boletas para ir a ver “al equipo del alma” y el Atlético se pagaba con la boletería de los partidos. “Cuando el Atlético estaba en la A iban al estadio entre 3 mil a 10 mil personas, ahora en la nueva posición entran entre mil y 3mil”, asegura Juan Crisanto García Peña, seguidor del Atlético Bucaramanga.

El equipo tiene una barra numerosa (cerca de 3.000 integrantes) que ha acompañado al equipo desde su fundación hace 63 años (15 de octubre de 1946). Estos seguidores se hicieron más notorios en 1997 cuando el equipo fue subcampeón del torneo Adecuación y clasificó a la Copa Libertadores de América.

Desde que el equipo bajó a la categoría B (16 de noviembre de 2008) el estadio ya no se llena igual. Las familias que se beneficiaban indirectamente se han visto afectadas porque la gente ya no va a ver al equipo. “Acá parecen simpatizantes, cuando va ganando van, cuando no, no van. ¿Y eso qué es?”, dice Montanini.

No sólo en Bucaramanga, en Colombia, la gente va al estadio cuando el equipo gana. “Hoy en día no es que no hayan hinchas del Atlético, la gente no va porque el equipo no gana y por eso los hinchas han perdido un poco el amor por la camiseta, pero Bucaramanga tiene una de las mejores aficiones que hay en este país”, sostiene ‘Cuca’ Aceros.

Para los jugadores es fundamental tener seguidores, ver el estadio lleno para motivarse. Jesús ‘Kiko’ Barrios, de su época de jugador en el Atlético (1991) extraña a los hinchas. “Cuando yo era jugador había más afición, el estadio siempre estaba lleno. Eso es muy motivante. Eran casi 22 mil personas”, agrega.

Los seguidores son los que le dan la fuerza y apoyo a los jugadores, esa presión de que tanta gente está viendo despierta en el juego el compromiso de no perder y la motivación para ganar. “Son la base, sin eso es como un sancocho sin carne. No sabe a nada”, manifiesta ‘Cuca’ Aceros.

De la A a la B

ia 062No se sabe en qué momento exacto se alejaron los fanáticos. Lo que sí se tiene claro es que la pérdida de la categoría A, ese domingo 16 de noviembre,  influyó esta situación. Las razones del descenso del Atlético se sustentan en malos manejos deportivos y en la falta de resultados en la cancha.

González Bustos afirma sobre el descenso que “es la ratificación de que aquí se han perdido muchos valores. Desde los directivos y los jugadores que piensan sólo en la plata, la desidia de muchos de los aficionados (son muy pocos los fieles) y desde luego, los periodistas deportivos también tienen culpa”.

Estar en la B es una cadena de errores que alejó a los seguidores y perjudicó a la ciudad, “Nos dejó colgados de la brocha. Los hinchas todos sentimos un profundo dolor”, dice Mendoza Cárdenas.

Pabón considera una “tragedia deportiva” haber perdido la categoría, basado en que es un equipo de tradición, reconocido y profesional que no merece ni por su trayectoria ni por su hinchada estar en ese lugar. “Como hincha uno siempre quiere ver a su equipo en un nivel alto y con la baja de categoría todos nos desilusionamos”, afirma García Peña.


Sin mar pero con navegantes

noviembre 12, 2009

 “Para mí la practica no es un sacrifico”
Con esta afirmación Juan Sebastián Gómez Meyer, explica como se vincula a la práctica de la navegación a vela, de los logros obtenidos y de las metas para el siguiente año.

Por Laura Luna
lluna3@unab.edu.co

GetAttachment

Juan Sebastián tiene una familia que comparte con él su dedicación la navegación en vela y patrocina todos los encuentros en los que participa. /FOTO LAURA LUNA

¿Cómo resuelve un santandereano, residente de la ciudad de Bucaramanga, dedicarse a la navegación a vela?
Hace cuatro años que me dedico a la práctica de este deporte. Mi familia viaja todos los fines de semana a la Mesa de los Santos. En un principio mis hermanos y yo esquiábamos en el lago, mientras mi mamá -que fue la que empezó- navegaba. Un día se dañó la lancha y decidimos, navegar con ella. Y ahí me quedé, después de que arreglaron la lancha, no volví a esquiar, lo mío era navegar.

¿No hay una ventaja evidente entres quienes entrenan en el lago semanalmente y quienes lo hace diariamente, en el mar?
Aunque aquí en Bucaramanga para practicar es necesario trasladarse a La Mesa de los Santos, los espacios de entrenamiento que están en los clubes de Casa de Campo y Acuarela tienen lagos pequeños pero éstos poseen condiciones favorables de viento y clima que contribuyen beneficiosamente al proceso de formación del navegante. De todos modos la práctica al interior del país no es ventajosa, la gente que vive a orillas del mar entrena mañana, tarde y noche, nosotros debemos movilizarnos para hacerlo.

¿Porqué escoger la navegación sobre deportes más reconocidos departamental y nacionalmente?
La competencia entre navegación y fútbol por ejemplo es muy impar, porque la navegación es desconocida, nadie irá a una regata a sólo ver porque no entenderá la competencia y es así muy difícil que la gente se apasione. Es un deporte muy emocionante que maneja desde estrategia hasta la exigencia física, la experiencia de navegar y el contacto con el agua es relajante, satisfactorio.

¿Qué sacrificios hace un joven, estudiante de VII semestre de ingeniería mecánica de la Universidad Industrial de Santander, para cumplir sus metas deportivas y académicas?
La navegación exige algo de agilidad y destreza, pero no es difícil. Las ganas son fundamentales hay personas que aprenden en un solo día, mientras otros tardan dos o tres fines de semana. Para mí la navegación no es un sacrifico, es un plan familiar asistir a los entrenamientos, es una práctica que me llena de satisfacción personal. Mi rutina esta entre los fines de semana en el barco y los días de entre semana, en el gimnasio.

 ¿Quiénes apoyan a los casi aproximadamente 20 navegantes que hay en la Liga de Velas de Santander?
En Bucaramanga no hay incentivos para fomentar el deporte, la Liga de Vela de Santander intenta patrocinarnos pero esta práctica es poco promocionada y se ve arrinconada por otros deportes. Cuando uno dice que practica navegación a vela en Bucaramanga en un lago, se pierde como credibilidad se demerita la labor de quienes nos dedicamos a este deporte, pues la gente no conoce el entrenamiento ni las técnicas de navegación. La liga d tiene como misión apoyarnos, pero es difícil obtener recursos primero porque éstos entran solo por el Instituto Departamental de Recreación y Deporte de Santander (Indersantander) no hay contribución de otros empresas. El apoyo está basado solo en la familia y los intereses personales.

GetAttachment...

Las embarcaciones a vela o veleros son barcos en los que la acción del viento sobre la vela constituye su forma principal de propulsión. / FOTO SUMINISTRADA

¿Qué características tiene el entrenamiento en el departamento?
A diferencia de lo que se creería la ausencia de playas no es un obstáculo, contamos con lagos que permiten la navegación y el desarrollo de capacidades físicas. Santander tiene como cuatro o cinco mujeres que practican el deporte, aquí sólo existen dos tipos de barcos, el sunfish que es más fácil de maniobrar, con una vela más pequeña e ideal para menores de 15 años, y el optimist, para competidores en general y subdivido en categorías como mujeres, hombres y mayores de 55 años. Esa es una desventaja, las categorías están ligadas a el tipo de barco con le que se entrena, por ejemplo Santander cuenta con barcos de una sola vela, lo que indica que puede ir solo un pasajero. Navegar con otro tipo de barcos nos daría ventaja en las competencias y abriría nuestro campo competitivo.

Quizás en los lagos sea seguro pero ¿La navegación no es un deporte riesgoso?
No, en realidad es más seguro de lo que se cree. Existe un reglamento nacional general, al que se deben acoger todos los barcos y los competidores, allí se explican las reglas de cómo se deben conducir los pasajeros, quién tiene prioridad en un encuentro de botes y cómo se interponen sanciones y protestas. Además las normas de seguridad son claras, chaleco y pito, son los requerimientos básicos de competencia.

Las últimas participaciones no han sido significativas ¿Qué viene para Juan Sebastián Gómez Meyer en el mundo de la navegación a vela?
Definitivamente estoy preparándome en miras a la competencia nacional, estoy listo para hacerle frente a las competencias nacionales del año entrante en Cali, Valle del Cauca. En este deporte hay que dedicarse, apasionarse. Insistiré en la participación en otras categorías quisiera mejorar mis habilidades para al navegación e incursionar en otros campos del mismo deporte.


El aborto llega a las aulas

noviembre 11, 2009

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el número de abortos ilegales que se practican en América Latina es de 3 millones 700 mil y es la causa del 17% en las muertes maternas.

Por Ingrid Vásquez

 

ivasquez@unab.edu.co

La falta de acceso a la educación, la pobreza, la violencia contra la mujer, el inicio a una edad temprana de la actividad sexual, la presión familiar, social y cultural, son factores de riesgo que inciden en el aumento de embarazos no deseados y abortos en jóvenes menores de 18 años.
La Ley 599 de 2000 (Art.123) penalizaba la práctica del aborto en todos los casos con 1 a 3 tres años de prisión cuando “la mujer que causare su aborto o permitiere que otro se lo cause”.
Sin embargo, a partir del 10 de mayo de 2006 la Corte Constitucional la declaró inexequible mediante la sentencia 355 de en la que considera en tres casos la despenalización del delito del aborto valiéndose de la libertad jurídica y los derechos reproductivos de la mujer.
De esta manera, la jurisprudencia despenaliza esta práctica cuando la mujer es objeto de acceso carnal violento, malformación del feto y peligra la vida o salud de la madre.
Para Ariosto Ibáñez, sicólogo del Colegio San Pedro Claver, el aborto es un “discurso más ético que social y político en la medida en que el gobierno estableció ciertos parámetros para que el aborto sea legal o no. Es posible que mucha gente, dada la flexibilidad de la Ley colombiana, trate de escoger una de estas tres posibilidades para legalizar un aborto que en su efecto no es legal. Es decir, no es producto de una violación, malformación ni está en riesgo la vida de la madre. Habría que mirar una estrategia que vigile y controle los procedimientos médicos”.
“Los médicos especialistas en Ginecología y Obstetricia no estamos de acuerdo con la Ley. Si se determina que la práctica médica es obligatoria, nos vemos obligados a presentar una objeción de conciencia. Cada día se presentan más abortos en clínicas clandestinas y no se hace nada por controlar este flagelo. El inconveniente es que legalmente está penalizado pero socialmente permitido”, asegura Carlos Alberto Malagón, director médico de la Clínica Bucaramanga.
“Las mujeres tienen la opción de elegir cuándo tener o no hijos. Tienen la libertad de optar y decidir y no que sea el Estado o la Iglesia que decida por ellas. Las mujeres no se practican un aborto por deporte. No se considera como un método de anticoncepción”, manifiesta Ana Mendoza, coordinadora de la Fundación Mujer y Futuro.
Sin duda esta sentencia ha despertado voces a favor y en contra. La Iglesia, médicos y feministas ponen el dedo en la llaga a esta problemática de salud pública y derechos humanos, debate que llegará a las aulas de los colegios con charlas a partir de la sentencia 388 que contempla impartir cátedras sobre educación sexual a los estudiantes en la que se explique y se enseñe a los adolescentes en qué casos es permitido practicar un aborto. La Corte Constitucional obliga a la Procuraduría General de la Nación y a la Defensoría del Pueblo a generar un plan nacional para el seguimiento y desarrollo de cátedras en materia de educación sexual. Llevar a los salones estas estrategias para la prevención y concientización a la población, es el propósito de estas campañas educativas en los colegios públicos y privados del país.
“Frente a esto hay que generar conocimientos sobre los derechos a la sexualidad y reproducción en la mujer con contenidos que los estudiantes puedan entender un poco más. Esta situación que en el mundo es alarmante por los abortos clandestinos y Colombia no se escapa a aquellas cifras”, afirma Ortiz Joya.
“Esas campañas no son nada efectivas, todo lo contrario predisponen. Brindan más información de la que necesitan los adolescentes. Ellos están cayendo en embarazos no deseados desde edades tempranas, aunque se les brinde la información necesaria en Internet, televisión o la formación en colegios sobre educación sexual.
La efectividad de las campañas está en tela de juicio”, expone Ibáñez.