El problema de la informalidad

El comercio  y la  venta ‘descuidada’ de carne en Bucaramanga se han convertido en un problema para la Administración Municipal debido a que estos expendios no cumplen con las mínimas medidas de higiene, salubridad, ni mucho menos con permisos para vender.

Por JohanTriana

Un lugar en donde la comercialización de carne es informal, son los andenes de la Avenida Quebrada Seca con carrera 16, en el centro de la ciudad.  Allí hay aproximadamente once personas que en mesas corrientes de madera, exponen la carne al humo de los carros, a las moscas, a la contaminación  de alcantarillas cercanas y con una sombrilla grande de colores ‘protegen’ el producto del sol.

María Inés Bermúdez, vendedora del sector, aseguró: “Hace más de diez años estamos aquí. Nosotros simplemente vamos a la Plaza Central de Mercado o a la Plaza de Guarín, y compramos los ‘saldos’ de la carne – murillo, costilla y boca de pecho-  a  precios económicos.  Luego, esa misma carne que es de segunda, la vendemos acá y le ganamos 500 pesos a la libra”.

La libra de carne en los expendios callejeros, tiene un precio que va desde los tres mil hasta cuatro mil pesos, que en comparación con una libra de un supermercado o fama, tiene una diferencia entre mil y mil 500 pesos.  / FOTO JOHAN TRIANA
La libra de carne en los expendios callejeros, tiene un precio que va desde los tres mil hasta cuatro mil pesos, que en comparación con una libra de un supermercado o fama, tiene una diferencia entre mil y mil 500 pesos. / FOTO JOHAN TRIANA

El problema no es de ahora y el incremento de estos negocios y los riesgos sanitarios que representan, también tienen un tinte sociocultural. Luis Francisco Peñaranda Mora, funcionario de la Secretaría de Salud Municipal y coordinador de la vigilancia epidemiológica de las carnes, sus derivados y su comercialización, afirma que “hay que tener en cuenta que muchas familias derivan su sustento de estos negocios, y a medida que crece la ciudad, la población, la demanda y el desempleo, también crecen los problemas, y éste es uno de ellos”.

¿Cómo  y de dónde traen la carne?

Luis Javier Sánchez, minorista, también vende carne en la Avenida Quebrada Seca, y  la manera como adquiere el ‘recurso’ es la siguiente: “Me paro a las cuatro y media de la mañana, y a las cinco tengo que estar adentro de la plaza para que los expendedores que la traen desde el matadero de Vijagual, me vendan la carne, aproximadamente  unas 60 libras entre murillo, boca de pecho y costilla, que me cuestan 160 mil pesos, y yo a eso le puedo ganar  un  promedio de 30 mil pesos diarios”.


Controles, campañas y normatividad

Cualquier tipo de alimento que exija manejos básicos de higiene, congelamiento y tratamiento adecuado, no puede ser vendido en puntos callejeros, por tal razón, “a ese tipo de negocios informales, no les podemos hacer ningún tipo de requerimientos para mejorar la calidad y sus ventas, porque entonces les estamos legalizando el negocio, y las ventas ambulantes de carne, están prohibidas”, reiteró Dayro Muñoz Rodríguez, médico veterinario y zootecnista de la Secretaría de Salud Municipal.

¿Cómo se controla la calidad  de este tipo de alimento?

[blip.tv ?posts_id=1229467&dest=-1]

María Leonor Jaimes García, secretaria de Salud y del Ambiente de Bucaramanga.


Recomendaciones para el consumidor

•    Compre la carne en expendios reconocidos.
•    Observe con atención la ropa, utensilios y aspecto del expendedor y del sitio donde la compra. Además del color, olor y contextura de la carne.
•    La carne contaminada por mala manipulación, puede generar intoxicaciones, diarreas y enfermedades zoonóticas, es decir, aquellas que son trasmitidas al ser humano por medio de los animales. Unas de éstas son la Brucelosis, cisticercosis (pepa o quiste) y tuberculosis bovina.
•    Para denunciar o registrar anomalías puede ir a las Oficinas de Saneamiento o de Salud Municipal. También vía telefónica: 6337000. Extensiones 241, 243.

La mayoria de carne que compran en las plazas de mercado es ‘carne sucia’, es decir, aquella que tiene grasa (gordos), cartilago y huesos, que no ha sido limpiada por los mayoristas. Otra razón que la hace económica. / FOTO JOHAN TRIANA
La mayoría de carne que compran en las plazas de mercado es ‘carne sucia’, es decir, aquella que tiene grasa (gordos), cartílago y huesos, que no ha sido limpiada por los mayoristas. Otra razón que la hace económica. / FOTO JOHAN TRIANA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: