Santander le apuesta a la producción científica

Por Íngrid Vásquez Flórez

El desarrollo científico y tecnológico ha sido lento en Colombia. Según cifras del Informe Visión Colombia 2019 realizado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el país registró en 2006 un total de 2 mil 74 grupos de investigación, números que indican la brecha existente en los procesos científicos en cuanto a grupos, publicaciones internacionales, títulos de maestrías y doctorados con respecto a otros países, además el poco auge en las carreras profesionales relacionadas con el estudio de la ciencia y tecnología.
Con el fin de ‘jalonar’ los avances en este materia, el Congreso de la República acordó la ley 1286 de 2009 que establece: “Fortalecer el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y a Colciencias para lograr un modelo productivo sustentado en la ciencia, la tecnología, la innovación, para darle valor agregado a los productos o servicios”.
El Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (Colciencias), organismo encargado de vigilar los adelantos en producción científica y tecnológica, determina unas características especiales a los grupos: tener dos o más años de experiencia, un registro de patentes para la seguridad de la propiedad intelectual, publicaciones en libros y artículos en revistas indexadas y participaciones en eventos científicos o tecnológicos en congresos nacionales e internacionales. De acuerdo a estos parámetros clasifica a los grupos en la categoría A cuando tiene mínimo cinco años de experiencia y en la B con tres y C con dos años.
Según el último ‘Índice para la Medición de grupos de investigación tecnológica o de innovación’, en la convocatoria 2009 existe un total de 3 mil 489 grupos con el aval de Colciencias proceso que aumentó en un 35,4% con respecto a los resultados obtenidos en 2006 con 135 grupos en A1, A 206, B 628, C 813 y D 1 mil 707.
Santander ocupa el cuarto lugar en desarrollo científico con la ejecución de proyectos  certificados por Colciencias, liderados por instituciones de educación superior. Sin embargo, los índices registrados por el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, “en el número de artículos publicados, patentes y productos tecnológicos son bajos”, dice Néstor Fernando Saavedra, director del Instituto Colombiano del Petróleo (ICP).
Las universidades Autónoma de Bucaramanga, Industrial de Santander, Pontifica Bolivariana, Cooperativa de Colombia, Manuela Beltrán, entre otras, lideran iniciativas para reactivar los procesos de investigación. “La ciencia y la investigación no se debe ver de manera lejana sino algo indispensable que hay que fortalecer desde la academia”, añade Saavedra.  
La UIS con un total de 83 grupos tiene participación en el programa Electrónica, Telecomunicaciones e Informática (ETI) con los proyectos Geomática, Gestión y Optimización de Sistemas, Modelamiento y Simulación-Simon,  Radio Gis, Control Electrónica, Modelado y Simulación-Cemos, Conectividad y Procesado de Señal, Sistemas y Tecnología-STI. La Unab con 18 grupos reconocidos durante 2009 con proyectos de Control y Mecatrónica, Tecnologías de Información, Preservación e Intercambio Digital de Información y Conocimiento-Prisma y Grupo de Neuropsiquiatría, estos dos últimos clasificados en categoría A1.
Además, Grupo de Alfa-Evalu-Udes de la UDES, UPB con Automatización, Instrumentación y Control, Electrónica de Potencia y Energías Renovables, Robótica y Visión-RoVi, Santo Tomás, Unitel. La UCC con Contabilidad Ambiental y Gestión Pública, la UMB con los proyectos de Instrumentación y rehabilitación biomédica y Sistemas de adquisición y procesamiento de señales bioeléctricas. 

Las estrategias
 Universidad Empresa Estado (CUEES), es la alianza regional de la Gobernación de Santander, UIS, Unab, UPB, Universitaria de Investigación y Desarrollo-UDI, entre otras, y empresas de diferentes sectores productivos que impulsan el desarrollo de proyectos de innovación en los campos del saber científico y tecnológico como la exportación de cacao, la investigación sobre la enfermedad tropical producida por la ‘picadura de pito’ que se conoce como Chagas, Automatización, el Desarrollo de Software y robótica entre otras temáticas de índole científico para impulsar la competitividad en la región.
Otra estrategia para promover la creatividad tecnológica, es el programa de la red nacional Tecnoparque promovido por el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) que tiene presencia en diferentes ciudades del país y que desde octubre de 2008 se adecua el espacio físico de este centro del conocimiento.
La Fundación Cardiovascular, Gobernación de Santander y universidades son los ‘focos’ de concentración para el acompañamiento en desarrollo de ideas en la aplicación de tecnologías, mediante talleres dirigidos a todo público.
Los proyectos de innovación en actividades agrícolas también hacen parte de las alternativas en Santander en los cultivos de Guayaba en Vélez, naranja en la granja de Aguas calientes en el Playón, siembras de durazno en la zona de contención en la provincia de García Rovira y la trasformación del cacao para la elaboración de productos como chocolatería fina y licor de cacao en la sede de Piedecuesta en Guatiguara, son otros programas abanderados que asesora el SENA para la reactivación económica y competitiva. “No depende solamente de que sea importante e interesante, sino que económicamente funcione”, afirma Humberto Rangel Lizcano, director del SENA Regional Santander, quien además agrega que “no se trata de repetir lo que ya existe sino formular un plan de negocios con mercados definidos”.

FOTO 1

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: