Niveles de lecturabilidad

Mucho libro, poco lector
En promedio, los colombianos leen dos libros por año, según la Encuesta de Consumo Cultural del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, realizada en el segundo semestre de 2008.
Por Daniela Franco Gutiérrez
dfranco3@unab.edu.co
Es un hecho que el nivel de lectura en Colombia es muy bajo. El promedio de libros leídos por persona pasó de 1,82 en 2007, a un 1,93 en 2008, según la Encuesta de Consumo Cultural del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane. “Literatura, textos escolares, revistas de farándula y periódicos. Incluyendo toda esta clase de textos estamos leyendo 1,9 libros, ni siquiera los dos libros completos”, comentó Johana Herrera, de Editorial Planeta.
Si ese nivel se compara con el de otros países, la diferencia resulta mucho más notoria. En España el índice apunta a unos 7,7 libros que se leen anualmente; en Argentina el promedio es de 3,2 y en México es de 2,6.
Con motivo de la Feria del Libro de Bucaramanga, que se llevó a cabo del pasado 31 de agosto al 5 de septiembre en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), la preocupación por la lectura fue uno de los temas mencionados. Periodistas, docentes y estudiantes se cuestionaron ante el tema. “El principal problema es que  este es un país analfabeta, aquí hay mucha gente que no lee porque no sabe leer y punto. Y el que sabe leer no cultiva un hábito de la lectura”, afirmó el periodista barranquillero Ernesto McCausland, quien asistió como invitado a la feria y destacó la necesidad de leer buenos textos como los de el escritor antioqueño Tomás González, por ejemplo, o Fernando Vallejo, reconocido por su particular manera de expresarse sobre la vida, la política y la iglesia, y por su pasión en la defensa de los derechos de los animales.

A pesar de la venta de libros, el índice de lectura  en Colombia no logra ni los dos libros por año. FOTO/RICARDO JARAMILLO

A pesar de la venta de libros, el índice de lectura en Colombia no logra ni los dos libros por año. FOTO/RICARDO JARAMILLO

Ricardo Nieto Calle, licenciado en Filología e Idiomas, considera que no es una problemática única de nuestra región, sino que es una situación a nivel global. Aún así, destaca la afluencia de público a eventos como la Feria del Libro, en Bogotá o Bucaramanga, en donde se encuentra gente recorriendo el lugar, preguntando por sus libros de interés o solicitando alguna recomendación. El inconveniente no está en la venta de libros sino en la lectura real que se haga de ellos y el poco interés que se genera actualmente por este hábito. “No diría solamente el bajo nivel en los países colonizados , la lectura y la escritura en todas partes del mundo es limitada y le corresponde a una élite o a un grupo de personas que tenemos un interés. Se lee por razones profesionales, por razones de comprensión de un tema, y lo que se ha perdido más bien es el placer de leer. Puede que haya muchos lectores, pero muy pocos realmente gozan y sufren de la lectura. A veces son sólo compradores, coleccionistas, en fin, como los presidentes de la República que compran libros por metro, como las reinas de belleza cuyo hobby favorito es la lectura pero vaya uno a saber cuál es realmente su condición de lector o lectora”, apunta Nieto Calle.
Dentro de la misma encuesta mencionada del Dane, se analiza el porcentaje de personas de 12 años en adelante que saben leer y escribir, y que leyeron libros en 2008. El índice de frecuencia más alto es el 27% que lo conforman las personas que leen varias veces a la semana, un 17,58% afirma leer todos los días y un 8,18% lee al menos una vez al año.

Personas de 12 años y más que leyeron libros en los últimos doce meses, por frecuencia de lectura. 2008.

Personas de 12 años y más que leyeron libros en los últimos doce meses, por frecuencia de lectura. 2008.

Otro de los apartes de la encuesta realizada hace referencia a las personas que, dentro de las que saben leer y escribir, son las que más lo hacen. En rango de género, se halló que las mujeres leen más que los hombres. Por categoría de edad, tienen mayor acercamiento a la lectura las personas entre los 12 y 25 años, y en cuanto al nivel educativo, quienes cursan undécimo grado son los que mayor participación tienen en el tema.

Dentro de las razones que se plantean a la hora de cuestionar el por qué del escaso interés por la lectura, Felipe Vega, del Fondo de Cultura Económica (FCE), se refiere al costo de los libros. “Los libros están muy costosos. Veo que en la feria de Bogotá y la de acá la gente se queja del costo de los libros a pesar de que el propósito de nosotros es llevar promociones a todas partes del país donde no hay muchas librerías o donde no se conocen libros a precios económicos”, afirmó. Esto hace que la compra se realice más por necesidad u obligación, como el caso de estudiantes a quienes se les exige libros, que por el mismo gusto.

Otro de los motivos a los que se le atribuye el bajo nivel de lectura es el proceso de formación desde la niñez, tal como lo plantea Jorge Herrera, de Editorial Herber. “De pronto cuando los jóvenes comienzan a estudiar desde pequeños no se les inculca mucho el factor lectura, todo es como tan práctico, y es muy resumida la parte de la educación. Tal vez sea necesario incentivar a las personas para que empiecen a leer desde preescolar y fomentar ese hábito. Ya no es una cuestión de que le nazca a uno la lectura, sino más por obligación”.

La Encuesta de Consumo Cultural del Dane refleja el porcentaje de personas que no leyeron en el mismo lapso de tiempo de 2008, y las razones. El 59,18% responde al desinterés, un 29,99% se justifica en la falta de tiempo, un 6,62% dice que prefiere leer revistas y periódicos, y un 4,07% considera que esto se debe a la escasez económica.
Sin embargo, en el recorrido por la Feria del Libro de Bucaramanga, se concluyó que dentro de lo poco que se lee, el público prefiere textos de autoayuda, literatura y de actualidad. “Los libros de momento, los polémicos como los de los paramilitares, o los libros de Pablo Escobar, de DMG,  que son libros que la gente, aunque no tenga un hábito de lectura, le gusta entrar en el chisme, en la cosa del momento. Eso gusta mucho. Ya en el ámbito de las humanidades, las ciencias sociales, es un poquito más difícil encontrar ese público. Son escasos docentes o estudiantes, o un público más especializado”, menciona Felipe Vega.

La llegada del libro digital

Con la afluencia de nuevas tecnologías se reducen las ventas de libros, ya que Internet tiene una oferta muy amplia que satisface las necesidades y gustos de las personas. Sin embargo, no existe un temor de perder el libro como tal.

[blip.tv ?posts_id=2615016&dest=-1]

Por su parte, el Fondo de Cultura Económica subirá a Internet este mes su primer e-book o libro titulado “La suma de minucias del lenguaje”, del lingüista José Moreno de Alva, en el marco de un programa que prevé ofrecer, en el resto del año y a principios del próximo, 300 títulos. La idea es superar los retos que la web ha impuesto sobre la industria editorial, por lo que se ha vuelto necesario editar y difundir textos en Internet. El lanzamiento va de la mano con el aniversario número 75 de la editorial, por el cual se realizará un congreso internacional del 7 al 10 de septiembre, en Ciudad de México, donde expertos de otros países discutirán sobre el futuro el libro impreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: