Cuando la tinta se transforma en imagen

Aunque los literatos defienden el poder de las letras sobre las imágenes, las nuevas producciones audiovisuales han atraído a un gran número de personas en el mundo.

Aunque los literatos defienden el poder de las letras sobre las imágenes, las nuevas producciones audiovisuales han atraído a un gran número de personas en el mundo.

 

 

Pocos saben que ‘el Señor de los Anillos’, unas de las películas más galardonadas por los premios Oscar, fue basada en una serie de libros. ‘El secreto de la Montaña’, ‘el Perfume’ y hasta las ‘Crónicas de Narnia’, iniciaron su historia con tinta y papel. 

 

Por Julián Espinosa Rojas

jespinosa2@unab.edu.co

Luego de meses de expectativa sobre el estreno de determinada película que será adaptada, quién no ha comprado o pedido prestado el libro para leer la historia antes de verla. Ese interés por comprobar si lo que los ojos observan se asimila con lo que la imaginación puede recrear, cada vez sea hace más común. De hecho, con algunos de los libros más vendidos que pasan a la pantalla se asegura éxito comercial por el sólo hecho de que la historia ya es conocida por determinado público.

Según Sergio Arturo Cely, administrador de la librería Profitécnicas Ltda., “Harry Potter mantiene su expectativa sobre el libro y esto hace que entren nuevos lectores a la saga. Puede que aquellas personas no lean desde el primer libro, pero sí se animan con el cuarto, luego compran el quinto y así hasta convertirse en un lector más de la serie de libros de este niño mago. Todo por la curiosidad”. Aunque se cree que la presencia de medios electrónicos ha desplazado el interés por la lectura, algunos expertos afirman lo contrario al aseverar que dichos medios hacen que personas se dejen seducir por la fascinación de profundizar en las tramas.   

El mundo de los libros aún tiene mucho por contar, inclusive, al competir contra los ‘monstruos’ del siglo: Internet, televisión y la radio. Es más, según Ángel Nemesio Barba, director del cineclub de la Unab, CuartoOscuro, estos medios han llevado a muchos a leerse por lo menos un libro.

“Como el cine llega a las masas se puede lograr que haya cierto gusto hacia la literatura y eso lo vemos en muchas obras, por ejemplo, cuando se llevó al cine un cuento norteamericano que se llamó ‘El Secreto de la Montaña’ (escrito por Annie Proulx y llevada al cine por Ang Lee), la gente fue a ver la película pero no conocía el cuento. En la pasada feria del libro, Ulibro 2008, fue uno de los libros más vendidos”, señala Barba.

Hace más de un año Hollywood se vio afectada por la huelga de guionistas durante varios meses y que, según algunos expertos, afectó notoriamente la calidad de las muestras audiovisuales producidas durante este periodo. Desde ese entonces, una avalancha de adaptaciones literarias se tomó las carteleras de cine. La lista fue larga, desde El señor de los anillos hasta el Ensayo sobre la Ceguera de José Saramago. No obstante, las adaptaciones de libros al cine no son la consecuencia de la crisis, según aclara Carlos Acosta Posada, director del Programa de Artes Audiovisuales de la Unab,  quien explica que “la literatura es muy anterior al cine. El cine es un invento de hace 109 años. En cambio la literatura ha estado desde hace miles de años. De hecho, el cine se ha alimentado de la literatura. Si uno revisa grandes movimientos de cine como el expresionismo alemán, el impresionismo francés, han sido heredados de la literatura. Incluso las primeras obras cinematográficas han sido adaptaciones literarias que se hicieron al cine. Luego, sí pasó un tiempo para que el cine desarrollara sus propias historias”.

 

Público joven

Para Andrea Vega, estudiante universitaria, “es fascinante ver cómo algunos guionistas recortan las historias de los libros y las encapsulan en un tiempo corto”.

En la actualidad, hay quienes reconocen que los jóvenes llegan al mundo de las letras por saltos de algunos libros a la pantalla gigante.  Este grupo de personas, en general, se caracteriza por consumir otros medios en sus tiempos de ocio. Algunos no cumplen la regla y sí son los tradicionales lectores empedernidos que tienen más de un libro en su propia biblioteca personal. No obstante, también está aquel que ni periódicos lee. En este caso, “luego del lanzamiento de la película ‘Crepúsculo’, fue interesante encontrarse con más de un adolescente por los pasillos de una librería; algunos perdidos mientras que otros iban al grano y lo preguntaban. Y, lo que más llama la atención, es ver cómo llegan con su dinero ahorrado de descansos para comprar el libro”, expone Cely, quien añade que “aunque no se trate del ‘Quijote de la Mancha’, considerado por muchos el mejor libro de la historia, para aquel que vio la película, se enamoró de la trama, ahorró por más dos semanas para comprarse el libro y extasiarse con nuevos detalles no vistos en cine, sí. Por tal razón, lo interesante es observar cómo el cine ha llegado a un público al que los libros por sí mismos tal vez jamás llegarían”.

 

Sentir sin comparar

Luego de ir a las salas de cine hay quienes quedan más felices al leerlo. Esto no significa que la muestra audiovisual esté mal realizada, cada persona construye su propia película gracias a la magia de las letras, según destaca Acosta al afirmar que “es absolutamente válido, son dos lenguajes distintos. La gente que va a ver una película no debe estar ahí esperando a ver allí el libro sino otra manifestación”.

En este punto, Fernando Vallejo coincide al decir que los espectadores  “no deben esperar que sea lo mismo. Para que sea lo mismo hay que dejarlo como está y no llevarlo al cine. Por ejemplo, cuando Barbet Schroeder hizo la adaptación de la ‘Virgen de los Sicarios’, se tuvo que armar un diálogo entre los dos muchachitos (protagonistas de la historia), en cambio en el libro ellos no hablan”.

Para el escritor Efraim Medina, “hay que desligarse completamente del libro. Un libro debe ser el punto de partida y ya. Cuando es como una secuencia del libro es inútil porque me parece como una ilustración más del libro y no. Las adaptaciones que se alejan, que son interpretaciones del adaptador y que sean cosas que el mismo autor no reconocería se me hace interesante, pero no hacer una copia del libro”.

Pero dichos cambios van más allá de detalles de escenografía como sucedió con la adaptación del libro ‘El Coronel no tiene quien le escriba’, en el que no habían espejos en la casa de El Coronel mientras que en la película sí. Cambios en el argumento, personajes, nuevos lugares y conflictos pueden hacer parte de dichas adaptaciones que constituyen interpretaciones sobre las obras. “Si uno lee alguna novela de Gabriel García Márquez,  uno se pregunta cómo manejar el realismo mágico frente al lenguaje audiovisual. He ahí lo complejo. Es por eso que hablamos de adaptaciones libres”, recalca Barba.

La diferencia entre el cine y la literatura radica en su lenguaje y de la forma en que cada uno despierta los sentidos, explica Barba al afirmar que “uno se vale de las palabras y el otro de las imágenes. Entonces, el cine siempre se alimenta de la literatura y obviamente la literatura en estos momentos se está apropiando del cine para hacer propuestas cinematográficas. En Latinoamérica hay un buen recorrido de obras literarias que han sido llevadas al cine. Tenemos por ejemplo ‘El Amor en tiempos del cólera’ que ha sido de las más recientes, ‘Profundo carmesí’, ‘Pedro Páramo’, ‘el Beso de la mujer araña’, entre otras”.

Ante ‘Luna Nueva’, segundo libro de Stephanie Meyer en pasar al cine, se abrirá de nuevo el debate sobre las adaptaciones de libros al cine. Luego de que la primera parte, ‘Crepúsculo’, recaudara más de 380 millones de dólares en taquilla, ‘Luna nueva’ podría romper un nuevo record en taquillas, posiblemente por estar basado en uno de los libros más vendidos de la década. Las letras y el mundo audiovisual puede que no dependan uno del otro, pero sí se han dado la mano en este largo camino de la supervivencia de las formas de comunicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: