Consultas internas: Voto a voto se abre paso a la democracia

 

 

Aunque  sólo dos millones 293 mil 184 personas asistieron a la jornada que contó con más de 23 millones de tarjetones, algunos expertos consideran que más allá de ser una minoría política de oposición, fue un avance que un movimiento y dos partidos políticos abrieran sus  puertas a la democratización de dichas colectividades. 

 

Por Julián Espinosa Rojas

jespinosa2@unab.edu.co 

Las consultas internas despertaron emociones intensas en el panorama electoral. Sólo bastó con que se eligieran los candidatos a la presidencia por parte del Polo Democrático Alternativo y el Partido Liberal para que se desatara una catarata de comentarios sobre la fuerza del ‘uribismo’ en el escenario político.

Según la delegada del registrador Nacional en Santander (Carlos Ariel Sánchez Torres), Esperanza Mejía Reyes, “infortunadamente fueron muy pocas las personas que participaron en esta jornada democrática”.

A diferencia de las largas filas que se registran en elecciones presidenciales, representantes a la Cámara, Senado, Gobernación o Alcaldía; las consultas internas de los partidos Liberal, Polo Democrático Alternativo y Movimiento Mira contaron con baja participación. Además de la ley seca, el pasado domingo 27 de septiembre Bucaramanga amaneció con una disminución del tránsito vehicular por las principales vías de la ciudad.

De acuerdo al escrutinio, los ciudadanos depositaron un total de 2 millones 144 mil 588 votos para las consultas del orden nacional del Partido Liberal Colombiano, el Polo Democrático y el Movimiento Mira, así como para la elección de aspirantes a la Cámara de Representantes por el Partido Conservador en los departamentos de Huila, Caquetá y Tolima.

A estos votos se le suman además 74 mil 298 tarjetas electorales depositadas por jóvenes entre 14 y 17 años: las 18 mil 896 depositadas por los menores en la elección de candidatos al Senado del Mira y las 55 mil 402 de los jóvenes entre 14 y 17 años para la elección de miembros de la  Asamblea Departamental Juvenil del Partido Liberal.

Algunas personas argumentan que las razones de la poca participación en esta consulta van desde falta de información, poca acogida de los candidatos y pereza electoral,  hasta considerar que no hay fuerza opositora suficientemente consolidada como para enfrentar al ‘uribismo’.

Para Emiro Arias Bueno, excandidato al Concejo de Bucaramanga y miembro directivo del Polo Democrático Alternativo en Santander, “eso es un argumento que el ‘uribismo’ ha aprovechado para decir que el Polo está derrotado. En 2006 para elegir candidato a la Presidencia también hubo consulta interna y se enfrentaron Carlos Gaviria y Antonio Navarro Wolff y tuvieron una votación cercana a los 800 mil votos. Con la victoria de Gaviria se vinieron los más de 2 millones de votos en las elecciones presidenciales”.

“Este resultado demuestra que tenemos una militancia activa y que manifestó su apoyo para las consultas a la Presidencia. Que el ‘uribismo’ aproveche y diga que esperábamos que más de dos millones de personas votaran es otra cosa. Nosotros no estamos pensando eso, calculábamos la votación de sólo seiscientas mil”, agrega Arias.

 

Democracia en construcción

Según Álvaro Vecino, director de la fundación Participar, “las consultas internas en los partidos políticos sirven en las sociedades democráticas para fortalecer la institucionalidad. Los partidos políticos son unas organizaciones que deben servir de puente entre el Gobierno y el ciudadano común”.

Este tipo de iniciativas deberían repetirse para las demás propuestas políticas en donde se le permita al ciudadano participar dentro de los partidos según resalta Vecino, quien explica que “eso hace que la persona que salga elegida tenga un mandato por parte del ciudadano, es decir, las decisiones del partido no las puede tomar solamente la dirigencia, hay que mirar cuál es el mandato que el militante o el ciudadano le da al partido”.

Ante este señalamiento Arias Bueno, declara que quienes votaron fueron en su mayoría “personas que de una u otra manera son militantes de una de las tendencias del algún partido”.

“Lo ideal sería que todos los partidos hicieran las consultas para motivar al ciudadano a participar, a integrarse a los partidos políticos. Lo que pasa es que algunas dirigencias de algunos partidos no les interesa que el ciudadano participe porque en la medida en que la participación esté solamente concentrada en aquellas personas que reciben favores pues se sentirán beneficiadas”, explica Álvaro Vecino, quien señala que “la abstención es darle un cheque en blanco a un dirigente  político y decirle que no nos importa que sea un ladrón, que se robe la plata, se la entregamos y  no nos importa. Ese es el mensaje que se da cuando no votamos. Si la gente participara el mensaje sería otro”, indica.

Según Giovanni Suárez, jurado de la mesa dos en el Colegio Bolívar, en esta actividad “la acogida  ha sido muy poca. Acá podían votar jóvenes entre los 19 y 21 años. Están inscritas unas dos mil personas de las cuales a dos horas para cerrar votaciones sólo hemos recibido 17. Es decir la asistencia ha sido mínima”.

La realización de dichas consultas que le costaron al país $57 mil millones, trae consigo el fortalecimiento de la democracia en el país. Para Vecino, “ésta fue una sociedad bipartidista donde la comunidad era del partido Liberal o del Conservador. Ahora con la apertura democrática ya no es fácil encontrar personas que se digan así mismas que son liberales o conservadoras. Lo que están buscando son propuestas de programa totalmente diferentes en ese sentido. Es bueno que estas consultas se hagan de manera abierta porque en ese sentido también ayudan a traer personas que quieran participar con unas ideas o unos programas e irse acercando a la participación política”.

No obstante, según Rafael Horacio Núñez Latorre, exalcalde de Girón, todos los partidos o movimientos deberían participar de este tipo de actividades en una sola jornada. “Convendría hacer una cita para que todos los partidos pudieran en una sola época. Entonces la Registraduría Nacional o el Consejo Nacional Electoral deberían unificar las fechas en donde los partidos puedan pedir consultas internas”.

 

Panorama incierto

Aunque a la lista de aspirantes a la Presidencia se han sumado dos nombres más -Gustavo Petro y Rafael Pardo- aún se considera que el panorama electoral sigue siendo incierto hasta que se defina el futuro del referendo reeleccionista.

Siete de cada 10 colombianos expresan un apoyo fuerte o muy fuerte hacia el presidente Uribe (el 68 por ciento) y los otros candidatos que aspiran a la Presidencia aún no se destacan por su favorabilidad, según la encuesta publicada días después de las consultas por medios como la revista Semana, La FM, RCN Radio y RCN Televisión. En ésta, quedaron mal parados los aspirantes a la Presidencia días después de la elección de los candidatos por el Partido Liberal y Polo Democrático Alternativo. El 63 por ciento de las personas encuestadas votaría por Álvaro Uribe, mientras que los candidatos del Polo, Gustavo Petro, y del Partido Liberal, Rafael Pardo, que están en la efervescencia de sus respectivas campañas, alcanzan el segundo y el tercer lugar con el 8 y el 5 por ciento respectivamente.

“En el caso del Polo vemos por un lado la propuesta del sector de la izquierda más radical, como Carlos Gaviria que es el más promovido por clientelistas como son los de la Anapo; por el otro lado, una propuesta más de opinión. Una alternativa que invita a la apertura, a la inclusión, a realizar acuerdos con tendencias similares como la de Gustavo Petro. De manera sorpresiva ganó Petro y eso constituye para el partido político un mandato, o sea, significa que la gente votó por una propuesta de inclusión, de hacer acuerdos programáticos con otros partidos y de hacer alianzas para poder acceder a los espacios de poder”, expone Álvaro Vecino.

Según Arias  se cree que “hubo mucha confianza entre los adeptos de Carlos Gaviria, pensando en las proyecciones que lo señalaban como seguro ganador, y esa confianza hizo que no sacara los votos que se esperaban”.

Cambio Radical se ‘lanzó al ruedo’ en cabeza de Germán Vargas Lleras para llegar a la Presidencia de Colombia. Según Bernabé Celis Carrillo, senador por Cambio Radical, “efectivamente Vargas Lleras ha hablado con César Gaviria para que en marzo se haga una consulta interpartidista entre Rafael Pardo y Germán para tener un candidato unificado. Existe la posibilidad que otros partidos entren acá, además de los tres tenores (Lucho Garzón, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa). Esto va depender de lo que pase con el futuro de la reelección”.

“Hasta que no se defina el horizonte electoral las encuestas seguirán iguales. El presidente sale todos los días en los medios de comunicación, la favorabilidad de él la asocian con la intención de voto. Pardo y Petro están en campaña, entonces no se puede medir a estos candidatos con Vargas Lleras porque no participó de ninguna consulta”, indica Celis Carrillo.

 

Son consultas de partido

Desde el punto de vista cuantitativo se puede argumentar que fue un fracaso por el número de votantes en relación al número de  personas que podían participar. Sin embargo, para Vecino, “si miramos los registros de anteriores consultas el Partido Liberal ha estado por ese orden. Al contrario de que haya sido un fracaso, fue un avance en el proceso de democracia participativa. Lo digo sobre todo por la alta participación de jóvenes que se dio, la gente está convencida de que el país no va a cambiar por sí solo, no va a cambiar desde arriba y desde las estructuras dirigentes de los mismos partidos, sino que eso tiene que ver desde la participación de abajo, desde el ciudadano común. La demostración de que ganó el voto de opinión abre las puertas para hacer una política sin clientela apelando al buen criterio de la gente, del ciudadano”. 

Arias Bueno coincide en este aspecto y agrega que “nosotros no nos metemos con la cuestión cuántica en saber si votaron uno o dos millones de personas. Lo que nosotros estábamos tratando era de definir el candidato a la Presidencia si hubieran sido incluso sólo 30 mil votos”.

No obstante, hay expertos que consideran que éste no es un problema que resuma en sí la fuerza opositora que no es lo suficientemente fuerte como para participar masivamente. La baja votación podría ser interpretada como un rechazo de la ciudadanía contra la política en general. Según el presidente de la Junta Directiva de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), Alfonso Gómez Gómez, dicha jornada se puede interpretar como “de una pereza electoral grande, preocupante. Esa antipolítica es un repudio a lo electoral y es la creencia que esto no tiene remedio. Utilizando la ficha electoral, votando, se cambian las cosas, pero la reacción de no votar contribuye a dejar a que los corruptos hagan lo que quieran. La solución la tenemos a la mano”.

Dentro del potencial electoral en Colombia, vota la mitad de la gente según explica Vecino. “De ese 50% hay un 80% que se convierte en voto de las maquinarias, sólo hay un 20% como voto de opinión pero si tenemos ese 20% más el 50% que no vota, tendríamos una amplia franja de personas que estarían dispuestas a votar más por ideas que por dádivas u otros ofrecimientos. Solamente con una acción que puede durar una hora de su vida puede lograr el bienestar por cuatro años para su familia y sus hijos”.

Carmen Elisa Balaguera, aspirante para conformar la lista al Senado por parte del Movimiento Político Mira, agrega que “me siento satisfecha porque para ser una primera consulta interna para el Movimiento, fue buena la asistencia (206.529 votos para el movimiento en el ámbito nacional)”.

Lucio Fernando Rueda Prada, delegado electoral departamental del partido Liberal, señala que “para nosotros la consulta era fundamental porque invitábamos a toda nuestra militancia para elegir de forma abierta los directorios y el candidato a la Presidencia por parte del partido Liberal. Pensar que más de un millón de liberales a nivel nacional asumieran el compromiso nos da mucha satisfacción. Esa es una cifra buena porque en estas elecciones el público en general no va a votar. Iban a participar los afectos del partido; son elecciones propias de los que son amigos del partido. Desde esa óptica nos da un patrón para reorganizar el partido”.

Para algunos expertos éste se podría comparar con el relato bíblico de David y Goliat porque el porcentaje de participación electoral en una consulta no garantiza el mismo número de votos para el partido de cara a las votaciones presidenciales. Aún cuando Carlos Gaviria, luego de haber sacado más de dos millones quinientos mil votos en la pasada elección de presidente, pregonó que a él en estas consultas podría obtener la misma votación, Arias se mantiene optimista frente a las próximas elecciones al sostener que “en Bogotá, por ejemplo, Samuel Moreno Rojas sacó 70 mil votos y María Emma Mejía 50 mil. En las elecciones para la alcaldía de Bogotá en 2007, Samuel sacó cerca del millón de votos (915.769). Entonces, el problema no es ese. Quien sale a votar en una consulta es la militancia pero eso no define, de ninguna manera, que esos serán los mismos votos que afrontarán una coyuntura electoral de cargos de elección popular”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: