Conducir embriagado, cuesta

Actualmente en Bucaramanga y su área metropolitana se instalan 7 puestos de control de alcoholemia y embriaguez. En ella se multa a los conductores que superan los 40miligramos de etanol por 100 mililitros de sangre.

Por Daniela Franco Gutiérrez
dfranco3@unab.edu.co

En Bucaramanga, durante los primeros ocho meses del año se han presentado 51 muertes en accidentes de tránsito por consumo de alcohol. Los conductores de motocicletas representan el porcentaje más alto en estos casos (41%) con un total de 21 muertes. En cuanto a toda el área metropolitana, el índice de 2008 estuvo en 120 pérdidas humanas, a diferencia de 104 en el presente año. Con las campañas realizadas por Fondo de Prevención Vial, se espera seguir mejorando en la reducción de resultados.
“A nivel nacional, por las investigaciones que se han hecho, se ha encontrado que uno de cada tres conductores que fallece en accidente de tránsito había consumido alcohol. Permanentemente las autoridades tienen la función de adelantar control en las diferentes ciudades. Cada vez que se establece un punto de control, desafortunadamente vamos a encontrar un número significativo de conductores en quienes  persiste esa conducta irresponsable de manejar después de haber consumido alcohol”, afirmó Hernán Darío Alzate Montes, director regional del Fondo de Prevención Vial (FPV).

Las campañas del Fondo de Prevención Vial buscan evitar accidentes de tránsito por consumo de alcohol.

Las campañas del Fondo de Prevención Vial buscan evitar accidentes de tránsito por consumo de alcohol.

Mediante la Ley 1326 del 15 de julio de 2009 se determinaron dos aspectos principales: primero, se  aumentaron las penas para los accidentes con muertos o heridos en donde el conductor haya consumido alcohol. El homicidio culposo (sin intención) que tenía penas de 32 a 108 meses de prisión, es catalogado ahora como culposo agravado, es decir, que la pena puede aumentar entre el 50 y el 100%; segundo, se determinó que la pena ya no es excarcelable, es decir que se debe hacer acto presencial en la cárcel y no existe posibilidad de pago de fianzas o detenciones domiciliarias.
La distribución de los puestos de control se efectúa de la siguiente manera: uno en Piedecuesta, dos en Floridablanca, dos en Girón y dos en Bucaramanga. Cada uno ubicado en diferentes sectores estratégicos o vías arterias, y con sus respectivos equipos de detección de alcohol.
La Dirección de Tránsito de Bucaramanga y la Policía Nacional con el apoyo del Fondo de Prevención Vial y Medicina Legal, realizan estos controles los fines de semana, desde las 10 u 11 de la noche, hasta las 3 o 4 de la mañana aproximadamente, para examinar los grados de alcohol y el estado de embriaguez.
Desde enero del presente año hasta el 30 de septiembre se han contabilizado 752 comparendos realizados por casos de embriaguez o beodez, según Dirección de Tránsito.

Jorge Humberto Rueda, director de Medicina Legal se refiere sobre el significado de embriaguez:

Alzate Montes explica que el proceso llevado a cabo en los puestos de control consiste en una prueba con un ‘alcohol-sensor’ manual, y dependiendo del índice que marque se continúa el procedimiento según las normas.
La realización de la prueba de alcoholemia no está estipulada como obligatoria, sin embargo, el hecho de rehusarse a atender el requerimiento es catalogado como desacato a la autoridad y el conductor es llevado a Medicina Legal para realizar una prueba de sangre.
La Resolución 1183 del año 2004 se encarga de examinar y sancionar los casos de embriaguez, en los cuales al conductor se le diagnostican los efectos de alcohol en su sistema neurológico independientemente de los grados que tenga en sangre. Existen diversos casos en los que una persona supera los 40 grados de alcohol en sangre pero demuestra que puede manejar bien y su apariencia refleja una buena condición, o por el contrario, quien ha consumido poca cantidad en grados pero no se encuentra en condiciones aptas para mantenerse en pie y mucho menos para conducir. Todo esto se debe al proceso de tolerancia que varía según el organismo.
Por otro lado,  la Resolución 1440 del mismo año, evalúa el estado de alcoholemia, y es Dirección de Tránsito quien está a cargo de determinar los grados de alcohol en sangre por medio de un equipo que dicta los índices por medio de la respiración.
Si la persona se encuentra bajo efecto de alcohol el código establece primero: la inmovilización inmediata del vehículo; segundo: se le coloca un comparendo cuyo costo es de 531.758 pesos, con posibilidad de un descuento que le rebajaría la multa a 405.044 pesos si el infractor asiste a un curso educativo en Dirección de Tránsito; tercero: al realizarse la inspección, y dependiendo del estado de ebriedad y si es reincidente o no, se suspende la licencia por lo menos por seis meses. En caso de conductores de servicio público, mínimo un año.

La primera sensación de embriaguez comienza en la zona frontal del cerebro, según lo explica el médico Jorge Humberto Rueda:

Los ciudadanos persisten en la conducta irresponsable de conducir luego de haber consumido alcohol.

Los ciudadanos persisten en la conducta irresponsable de conducir luego de haber consumido alcohol.

[blip.tv ?posts_id=2737907&dest=-1]

Científicamente existen factores ajenos al alcohol que son detectados igualmente por el ‘bafómetro’, ‘alcoholímetro’ o ‘borrachímetro’,  como suele llamarse. El médico Rueda añade que en este proceso “influyen algunas cosas externas, si la persona acaba de hacer un gargarismo con cualquier antiséptico bucal que tiene alcohol pues lógicamente va a marcar algo. En el caso de los diabéticos que estén descompensados puede marcar porque ellos producen una serie de elementos que son alcohol a partir del exceso de azúcar que manejan. Cuando una persona come mucha cebolla cabezona puede producir una pequeña cantidad de elementos que se asimilan al alcohol, entonces marca pero a niveles muy bajos”.
En cuanto a las teorías de consumir chicles, mentas o café, entre otros, para evadir o evitar los altos grados de alcohol en la realización de la prueba, resultan inútiles ya que el equipo está condicionado para detectar las moléculas de alcohol, además el médico encargado examina el aliento de la persona y los efectos neurológicos que son identificados, en un principio, por los comportamientos y el equilibrio que posea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: