Forzados a migrar

No empeñaron las escrituras de su casa en un juego de póker, son familias que fueron ahuyentadas de sus hogares por el miedo. El desplazamiento forzado es una enfermedad silenciosa que está poniendo en peligro el progreso del campo en el país.
Por Adriana María Serrano Sanín
aserrano8@unab.edu.co

“Decir que uno es desplazado es estigmatizarse, es humillante. Yo no quiero llamarme desplazada. Aunque nunca se me olvidará que fui desplazada, quiero olvidar esa película”, afirma Aurora Ávila, desplazada de Sabana de Torres, Santander. “Mi hija recuerda todo y cuando ve la foto de la mamá dice que la mataron señores armados. Es sólo una niña de dos años, eso no es justo”, dice Rafael Enrique Silva desplazado de La Loma, Cesar; en un relato en “Vidas Desplazadas”, un libro que publicó en 2007 el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr).
Testimonios como estos, son una pequeña parte del drama que sufren los 3.226.442 desplazados (según cifras de Acción Social a septiembre de 2009), número que va en aumento cada año y que ha dejado el conflicto armado interno en Colombia. Los desplazados bien podrían llamarse sobrevivientes de la guerra, les ha tocado dejar todo para salvar su vida y llegar a ciudades que chocan con el estilo de vida rural que llevaban en sus pueblos y veredas.

Colombia es el segundo país en el mundo con mayor número de desplazados internos, después de Sudán (en África). En 1997, el Gobierno nacional pide ayuda a organismos internacionales como el Cicr y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) -para asesorar al Estado en asistencia y marco legal para la población desplazada- quienes junto a la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional, se encargan de la asistencia de emergencia y subsidios para apoyar a la población desplazada. Además, el 18 de julio del mismo año se expide la Ley 387, que dictó el marco legal para definir las medidas de prevención, atención, protección y estabilización económica de los desplazados internos por la violencia, y en la que se define al desplazado como “toda persona que se ha visto forzada a migrar dentro del territorio nacional abandonando su localidad de residencia o actividades económicas habituales, porque su vida, su integridad física, su seguridad o libertad personales han sido vulneradas o se encuentran directamente amenazadas” como consecuencia del conflicto armado interno.

_MG_6315

La asistencia de emergencia es brindada por los tres primeros y debe ser dada por Acción Social o con la colaboración del Comité Internacional de la Cruz Roja. /FOTO MICHAEL VON BERGEN- CICR

Con el surgimiento de esta ley se inicia en el país la reorganización de entidades del Estado para poder brindar una atención ‘óptima’ a la población desplazada. Es entonces cuando Acnur comienza el asesoramiento técnico al Estado, direccionado a mejorar el marco legal, considerado como un modelo mundial para atención a población desplazada según Charlotte Ridung, delegada de este organismo en Bucaramanga. Además de asesorar el marco legal, Acnur ayuda al registro de esta población ante la Registraduría Nacional del Estado Civil, entre otras actividades apoyando a Acción Social.
Ridung, dice que entre 2005 y 2009 se ha aumentado aproximadamente un 20% la población desplazada y que esta debe ser atendida con lo que llama un “enfoque diferencial”, ya que cada familia o persona desplazada tiene su propia historia y por ende sus propias necesidades. Por otra parte, el Cicr da asistencia de emergencia a la familia desplazada los tres primeros meses. Esta asistencia consiste en: alimentos, aseo, kit de cocina y lo no alimentario (colchoneta, cobertores, sábana); el organismo brinda una orientación con el fin de establecer las necesidades de cada familia. María del Pilar Sanabria Castillo, responsable regional de asistencia de Seguridad Económica (Ecosec), asegura que este tipo de asistencia da condiciones más dignas ya que las familias pueden acceder a alimentos frescos y de su gusto. Sanabria Castillo, afirma que hay muchas familias que no retornan a sus lugares de origen por miedo.

Santander como expulsor y receptor
Tanto el Cicr como Acnur coinciden en que las regiones del departamento que presentan mayor número de desplazados son Barrancabermeja, Puerto Wilches, la zona del Magdalena Medio, y el sur de Santander en: Cimitarra, La Belleza, Landázuri y el Peñón. Que contrastando con cifras de Acción Social, la principal entidad encargada del Registro Único de Población Desplazada (Rupd), con cifras hasta septiembre de este año, confirma que Barrancabermeja ha expulsado a 22.931 personas, seguido por Bucaramanga con 3.496, luego por Cimitarra con 2.860. Estos casos de migración forzada han sido de dos tipos: masivo e individual, (más conocido como el ‘gota a gota’), a excepción de Bucaramanga que sólo ha presentado migración individual. Y en el departamento el total de personas desplazadas, según Acción Social, es de 79.776.
Santander no sólo es expulsor, también recibe migraciones. Según cifras del Rupd de Acción Social, Bucaramanga ha recibido 39.499 y Barrancabermeja 41.532 personas desplazadas hasta septiembre de este año.

De cara a las víctimas
Como iniciativa de la Corporación de Periodistas y Comunicadores Sociales de Santander (CPS) y con el apoyo de la Secretaría de Gobierno de la Gobernación de Santander, surge “De cara a las víctimas, 36 horas por la dignidad”. Esta jornada iniciará a las seis de la mañana del jueves 19 de noviembre y terminará el viernes 20 a las seis de la tarde.
La jornada tiene cuatro eventos principales: una transmisión periodística radial y televisiva de 36 horas continuas, una jornada de atención a víctimas, un espacio en el que podrán averiguar cómo van los procesos de reparación administrativa y judicial y obtener información acerca de sus beneficios; una vigilia de 36 horas en el Plaza Luis Carlos Galán, en el que se instalarán fotografías de las víctimas con la ayuda del artista Ricardo Alipio Vargas; y un espacio de discusión pública con la realización de foros, en los que según Wilson Díaz, secretario de la CPS, se discutirá “la Ley de Víctimas que necesita Colombia”, con la participación de la Gobernación de Santander, el Vicepresidente de la República Francisco Santos Calderón, Redepaz, la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, el Defensor del Pueblo nacional, Volmar Antonio Pérez Ortiz y víctimas del conflicto armado interno.

A continuación se presenta una serie de videos acerca del tema. Son memorias cátedra sobre desplazamiento forzado en Colombia de la Universidad Nacional de Colombia – Oficina ACNUR. 2004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: