Navidad anticipada

En la calle se empieza a vivir por anticipado el ambiente de fin de año con las tradicionales decoraciones que caracterizan estas fiestas decembrinas en vitrinas y casas.

 

 
 
 

 

 

En las vitrinas de los almacenes de la ciudad ya se comienzan a vfoto_2er decoraciones navideñas y productos alusivos a esa fecha. Parece que se viviera una carrera contra el tiempo para adelantar la llegada de la Navidad. /FOTO ÍNGRID VÁSQUEZ FLÓREZ

 

 

  

Ingrid Vásquez

 

En la calle se empieza a vivir por anticipado el ambiente de fin de año con las tradicionales decoraciones que caracterizan estas fiestas decembrinas en vitrinas y casas.
Diciembre es un mes que las personas disfrutan al lado de los seres queridos. Novenas, nochebuena, año nuevo y las cenas son celebraciones que se convierten en la excusa perfecta para mejorar las ventas de los negocios y almacenes.

Bucaramanga por estos días se viste de Navidad. Papá Noel -importado o artesanal- con la típica barba blanca y el traje rojo decora las vitrinas de los almacenes de la ciudad para seducir a los partidarios de la Navidad o asustar a quienes diciembre les produce nostalgia o aburrimiento.

 

Arreglos, luces, villancicos al ritmo de “con mi burrito sabanero voy camino de Belén” y el pesebre que debe su origen al fraile italiano San Francisco de Asís y que se ha instituido como una ‘bandera’ de la tradición cristiana en Navidad, por el nacimiento del Niño Jesús, y que se consigue en los almacenes de los diferentes sectores de la ciudad a precios desde 30 mil hasta 200 mil pesos.

 

Botas, muñecos de nieve y una ‘lluvia’ de artículos navideños adelantan estos festejos, aunque en muchos hogares la tradición haya cambiado con el paso de los años. “Antes se sentía más alegría y ánimo en estas épocas. Le parecía a uno que el tiempo tardaba mucho. Ahora pasa volando”, argumenta la ama de casa Cecilia Rodríguez Martínez.

 

Sin embargo, estas festividades siguen vigentes en la memoria de muchas personas que rescatan estas costumbres porque hay “personas que les gustan las épocas de alegría y sienten placer de ver las cosas de Navidad por adelantado”, agrega Rodríguez Martínez.

 

Como una forma de suplir la demanda y darles gusto a los clientes, desde agosto se vende para que “la gente haga sus compras con comodidad y puedan empezar a adornar sus casas a partir de noviembre”, comenta Luz Marina Amaya, administradora del almacén María José, ubicado en la calle 51 con carrera 33.

 

Marisol Velázquez Escobar, administradora de Artemanía de la carrera 15 con 41, dice que “se empieza a surtir con anticipación porque la gente aprovecha los descuentos del 20, 30 y hasta del 50% en los muñecos como hadas o arlequines elaborados en resina, cerámica o felpa. Además, los árboles de Navidad, pesebres y más productos para la decoración del hogar”.

 

“Si se puede comprar desde ahora se compra. Me gusta comprar antes de Navidad porque es un poco más económico”.

 

También aparecen en el mercado las nuevas colecciones en prendas de vestir, calzado y los artículos elaborados en cuero como bolsos y correas, entre otros accesorios.

 

Según datos de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, en Santander existen 6.906 empresas inscritas en la industria manufacturera y se constituyeron 498 empresas de enero a mayo que obedecen a los subsectores de industria de alimentos con el 20,3%, el 19,7% en prendas de vestir y el 23,1% en calzado, sectores que durante esta época se preparan para la elaboración de los pedidos de fin de año. “Está llegando la última colección en calzado. Desde septiembre, octubre y noviembre empiezan a llegar los mayoristas de otras ciudades que vienen a comprar porque Bucaramanga es una ciudad reconocida en materia de calzado”, asegura Carmen Méndez Pico, administradora del almacén Nissi Shelam, ubicado en la calle 37 con 15.

 

En este recorrido de las nuevas tendencias de la moda también se vive con los bolsos como productos ‘gancho’ en las ventas, los cuáles tienen un costo de 50 y 55 mil pesos y de 90 y 100 mil pesos cuando son elaborados en cuero, precio que varía según el tamaño del bolso.

 

Imaginar la fiesta de Navidad y fin de año sin comida no sería lo mismo. La comida típica también es un de los productos que se adelantan con la preparación de los pedidos de estas provocativas comidas que además de adornar el comedor en nochebuena o el 31 de diciembre con los populares tamales, buñuelos, el capón relleno y las diversas especialidades en carnes frías sirven para amenizar el ambiente familiar y además ganar unos kilos demás.

 

Al finalizar octubre parece que el tiempo empezara una cuenta irreversible hacia el último mes. Una carga de emociones y sensaciones que se confunden con alegría y nostalgia por el año que se va.

 

Ingrid Vásquez
foto_3[1]

Los almacenes no esperan a que llegue Navidad para poner a la venta los artículos navideños. /FOTO ÍNGRID VÁSQUEZ FLÓREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: