Vías de Bucaramanga. Alto índice de carreteras sin pavimentar

Bucaramanga cuenta con 450 calles de las cuales 100 pertenecen a vías principales, 150 a avenidas y 200 a barrios, que son las más deterioradas y con menos inversión
Por Ingrid Navarro Vesga
inavarro@unab.edu.co

Las principales ciudades y los municipios colombianos configuran una densa red dispersa esencialmente sobre las tres cordilleras o la tripartición de los andes. Esta red de ciudades, en medio de la geografía cambiante ha condicionado a que sean las carreteras el medio más factible para establecer conexiones entre regiones, provincias o subregiones. El caso específico de Santander es precisamente eso, ya que en medio de una topografía muy rústica, existe una gran cantidad de poblaciones con dinámicas propias y dispuestas a conectarse unas con otras.

El incremento de huecos en las calles de Bucaramanga es cada vez mayor, se pueden contar o dos o tres desniveles por cuadras. FOTO/INGRID NAVARRO VESGA.

La carrera 27 y la  avenida Quebrada Seca cuentan hoy con un buen panorama, la primera gracias al proyecto de Metrolínea y la segunda porque un consorcio vial, conformado por las firmas Concrescol S.A. y Pavimentos de Colombia construyó una glorieta sobre esta, con la que se busca agilizar el flujo vehicular.
A finales del 2008 el alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, explicó el proyecto de licitación que inició en diciembre y enero del 2009 para el arreglo de las principales calles. Lo dividió en dos etapas: la primera, que le pertenece al puente del viaducto, al que se le invirtieron 93 mil millones de pesos y se llevo a cabo en diciembre. La segunda, que les corresponde a los intercambiadores de la calle 45 con carrera 9 y el Mutis, se inició en enero y se invirtieron 40 mil millones de pesos. Dinero proveniente en parte, de un crédito otorgado por la Financiera de Desarrollo Territorial.
Hoy se puede observar que gran parte de los proyectos de pavimentación de vías en Bucaramanga solo se  llevan a cabo en las avenidas principales de la ciudad, dejando las calles los barrios en mal estado. Es por esto que la Gerencia de Proyectos, ha cobrado un alto interés en la comunidad dando a conocer que es necesario manejar de otras formas los proyectos que no sólo se enfoquen en un desarrollo exitoso sino que además se rijan por estándares internacionales.
Según el Ingeniero y Coordinador de vías de Bucaramanga, Orlando Bayona, solo el 9% de las calles en Bucaramanga se encuentran sin pavimentar; pero en realidad Santander tiene 4.000 kilómetros de carreteras, de los cuales 2.800 Km corresponden a la Red Departamental y únicamente el 20% está pavimentado
Recursos por $100 mil millones y la reciente apertura de la licitación de cuatro proyectos dieron inicio al desarrollo del Plan Vial Regional para Santander que intervendrá 500 kilómetros de vías secundarias y terciarias. “Estamos a puertas de solicitar otro por 100 mil millones para un total de 200 mil millones de pesos que no hubiéramos podido tener sin pagar la deuda”, señala el gobernador de Santander, Horacio Serpa Uribe”.
Este crédito se ha destinado a la pavimentación de 125 kilómetros en las diferentes vías terrestres de Santander y la construcción de 10 carreteras: Troncal Magdalena Medio-Puerto Wilches, Girón-Zapatoca, Vélez-Chipatá, Bucaramanga-Matanza, entre otras, cuyas obras se están ejecutando en el año en curso.
Bucaramanga incluye Malla Vial, Nomenclatura Vial, Vías Principales, Barrios, Comunas, Estratificación y Límite. Las calles de alto trafico, tales como la carrera 33, 27 y 15 se les debe hacer reparcheo una vez al año pero, “por cuestiones económicas se esta llevando a cabo cada 2 años”, argumenta el Ingeniero de menor cuantía, Oscar Pulido Castellanos. La pavimentación completa se debe hacer cada 3 ó 4 años.
Las vías de flujo pesado se deben pavimentar cada 2 años y las de flujo normal cada 3 ó 4 años. “Las carreteras de los barrios son las más afectadas, debido a que el dinero prefiere destinarse a las vías principales o de alto trafico”, argumenta el Ingeniero Pulido Castellanos.
Morrorico, Diamante II, Provenza y Real de Minas, son las zonas que mayor número de huecos tienen, sin contar las avenidas y calles mas transitadas, como la calle 45, la diagonal 15, la calle 36 y el sector comercial, conformando el escalafón de las vías mas deterioradas de la capital santandereana. Añadiendo otros sectores en donde están ubicados los barrios Café Madrid y la Ceiba.
Una vía en buen estado eleva indudablemente la productividad de un municipio o una región al dinamizar las relaciones de intercambios. Sin embargo, el arquitecto de Laboratorios de Proyectos Urbanos, Alejandro Ordoñez Ortiz, argumenta que, “el modelo de asentamiento de las ciudades colombianas, al establecerse como una red por un vasto territorio, ha producido que exista una mayor demanda en vías terciarias de óptimas condiciones. En ese sentido, se hace evidente que no alcancen los recursos para consolidar buenas condiciones para la totalidad de vías de la red departamental”.
En estos momentos el proyecto de la vía Matanza cobra protagonismo, presupuestado en 17 mil millones de pesos, con la interventoria de los estudios, diseños, mejoramiento y pavimentación en la zona Norte de la Ciudad. Aquí se evidencia el total abandono de las vías que pertenecen a barrios, en donde no se ve la intervención de las entidades encargadas del buen aspecto de la totalidad de las calles de la ciudad bonita.La carrera 33 es una de las pocas calles que se encuentra con varios reparcheos, pero las malas condiciones siguen siendo evidentes.
El Ministerio de Transporte, a través del Grupo de Trabajo del Plan Vial Regional iniciará el proceso de apoyo al Departamento y le acompañará en cada uno de los pasos generales para la implementación del programa. En contraprestación, el Departamento deberá asumir un rol activo y comprometerse con cada una de las actividades relacionadas con la implementación del plan.
Avanzar paso a paso frente a las obras que se vayan a ejecutar, ejercer veedurías gremiales para que esas nuevas infraestructuras viales sean de óptimas condiciones y no se ejecuten las obras pasando por alto o alterando las especificaciones técnicas para el favorecimiento de intereses particulares, son las condiciones que, según el arquitecto Ordoñez deben tener en cuenta las entidades gubernamentales para llevar a cabo obras de pavimentación de calidad.
El plan vial departamental pone en claro que los proyectos deben ser de impacto económico y social importante para la región, no deben incluir compra de predios o requerir licenciamiento ambiental y conviene estar de acuerdo con las características mencionadas en el artículo 16 de la Ley 105 de 1993.

El concepto de una red de regiones o de municipios, debe, además de posibilitar los intercambios entre sí a partir de la infraestructura vial, fortalecer los procesos internos en cada zona, para que con el establecimiento de la pavimentación y la velocidad que esta genera, no se den procesos de dependencia, sino de intercambios recíprocos y complementarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: