Ciudadanos inconformes con nuevas rutas

marzo 18, 2010

El Sistema Integrado de Transporte Masivo ha causado que ciudadanos se pongan en contra de sus nuevas rutas, ya que ha genero drásticos cambios en su diario vivir.

Por Ingrid Navarro
inavarro3unab.edu.co

Con la puesta en funcionamiento de Metrolínea en Bucaramanga, habitantes pensaron que se iba a llevar a cabo una transformación positiva en cuanto a  limpieza, orden, movilidad y seguridad en las calles, especialmente en la carrera 15, con amplios espacios para caminar. Pero hay personas que afirman que es todo lo contrario y se sienten incómodos con el cambio, como el caso del conductor de bus, Jorge Bayona, quien afirma que “me ha afectado en el trabajo porque hay mucha congestión y no me rinden las rutas, cuando se había dicho que la congestión vehicular iba a pasar a la historia”.

Según Aldemar Díaz Sarmiento, subdirector de transporte de Metrolínea, dice que “el transporte que había no cubría el 100% de las necesidades de la gente para movilizarse, entonces hubo la necesidad de cambiar el sistema de transporte colectivo normal que consta de 130 rutas, a uno de 62 que van a funcionar de manera complementaria”.

Según Díaz, la velocidad de circulación de cada uno de estos carros podrá alcanzar hasta los 60 kilómetros por hora, no habrá paradas fuera de lugar y solamente se permitirá que los pasajeros suban o bajen en las estaciones de Metrolínea. Este proceso de transformación está causando incomodidad en la gente que a pesar de encontrar los mapas con las diferentes rutas en estaciones, para facilitar la movilidad, no se sienten conformes. Se espera que en un  mes todos los recorridos vuelvan a la “normalidad”, ya que se hizo la modificación por separado para cada una de las empresas.

Habitantes del barrio Terrazas, se han quejado ya que se les retiro el servicio del bus que pasaba por esa zona y ellos reclamaron a la oficina de subdirección de Transporte de Metrolínea. El ama de casa Helena Díaz dice: “Me ha afectado el cambio de rutas porque ya no puedo coger el bus en la 15 y me toca ir hasta la 45 para poder transportarme”.

Aldemar Díaz afirma que se encuentra analizando hasta qué punto las quejas tienen sentido y solución, ya que “hay reclamos que se presentan porque les toca caminar tres cuadras para coger el bus y eso es una cosa que lamentablemente va a suceder y no se va a cambiar, ya no tenemos ese exceso de buses en el área metropolitana que brindaba un servicio casi puerta a puerta”. También sustenta que lo que sucedió con la entrada del transporte masivo fue una propuesta que las empresas de buses aceptaron y en esta primera fase deben salir 588 vehículos que le dejan de hacer competencia a Metrolínea.

Katherine Rojas, estudiante y vendedora de minutos afirma que “con la llegada de Metrolínea no estoy de acuerdo, no me parece el cierre de la carrera 15, de la carrera 27 y próximamente el cierre de la 23, esto no es progreso para los vendedores de la zona”.  El comerciante, Andrés Rueda,  afirma que “yo he montado en Metrolínea y me ha tocado caminar mucho para llegar a la estación y me dejan lejos del lugar a donde quiero ir”.

“Estamos creando un cambio que genera bienestar y mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de Bucaramanga y el área metropolitana, recuperando espacios con el ánimo de incentivar el respeto por los derechos de los demás. Es esta iniciativa la que nos ha llevado por ejemplo, a recuperar el corredor de la carrera 15, habilitándolo no sólo para el paso del Sistema Integrado de Transporte Masivo, sino también transformándolo en un lugar acogedor y más organizado para el comercio”, argumentó Félix Francisco Rueda Forero, gerente de Metrolínea.

Según Aldemar Díaz, el cambio se produjo también porque se venía presentando un problema en las terminales de transporte, ya que “en promedio había 10 buses parqueados que no podían salir a transportar porque ya tenían muchos en circulación y las empresas acababan con más automotores de los necesarios o los ponían a circular con pocos pasajeros haciendo doble ruta”.

En cuanto a los taxis, el subdirector de transporte dijo que no los afecta en nada, aunque en estos momentos hay problemas con el gremio, ya que en la carrera 15 estaban causando congestión y además prestaban servicio colectivo por el valor de 1.000 pesos y “eso es competencia para el transporte masivo y colectivo, entonces en ese tramo no van a poder circular”.

Los agentes de transito están prestando servicio en las calles de Bucaramanga por los cambios de ruta en la carrera 14, que antes se transitaba en dirección norte-sur y ahora se circula en sentido contrario. Ramiro Parra Almeida, alférez de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, señaló que “hay 140 unidades de tránsito en toda la ciudad, entre guardias y patrullas”, que se encuentran observando cómo más de 1 millón de personas toman las nuevas rutas. La carrera 15, la calle 45, la Avenida Quebrada Seca y la carrera 33 son las zonas con más alta presencia de los policías de transito, pero todavía  se puede observar gente desinformada y desubicada en las calles.

 Nuevas rutas

En los últimos días han entrado en funcionamiento nuevos trayectos del sistema integrado. El corredor vial de la carrera 27, está siendo atendido por la ruta pretroncal Bucarica-UIS (P3). Son 20 buses padrones que cubren sectores como la Universidad Industrial de Santander, Universidad Santo Tomás, par vial de las calles 10 y 11, y el SENA entre otros, haciendo 55 paradas en su recorrido de ida y regreso.

De igual forma la ruta pretroncal P2 (La Cumbre-Centro), con 20 buses padrones a su servicio. Asimismo la  nueva ruta alimentadora AP7, (Provenza-Comultrasan), por lo que la ruta AP3 (Provenza-Dangond,) que anteriormente se desviaba hacia el sector de Comultrasan, ahora omitirá tal desvío, entrando directamente al barrio Dangond.

La ruta AP4, que cumple con el recorrido Provenza-Porvenir y que entraba hasta el barrio Manuela Beltrán, ahora omitirá tal desvío, llegando directamente al barrio Porvenir, por lo que la ruta AP5 que cumple con el trayecto Provenza-Terminal, será la encargada de entrar hasta los sectores de Coaviconsa y Manuela Beltrán.

 Rutas complementarias

Para hacer parte de las rutas complementarias, las empresas deben ser notificadas en la Subdirección de Transporte en la Avenida Samanes #9-280. Para ser conductor del nuevo sistema de transporte se requiere una capacitación especial en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) en la que se les enseña cómo conducir con prudencia y cómo tratar al cliente. Díaz argumenta que esto es “algo que normalmente no hacían las empresas”, lo que traerá como consecuencia que por cada cinco conductores que se queden sin empleo por el recorte de las rutas solo será contratado uno.

Anuncios